Menu
RSS

POR SUPUESTO QUE NO ES ESTE EL CUENTO Y ESTÁ ARREGLADO

COLUMNA     ¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SUPUESTO QUE NO ES ESTE EL CUENTO Y ESTÁ ARREGLADO. Resulta que en el paraíso siempre estaban peleando un periodista y un marino especialista en intervenciones telefónicas. Uno, siempre indagaba lo que hacia la serpiente y lo

publicaba en el diario, y el otro, siempre pretendía conocer los secretos de la serpiente y del periodista y del conejo y del árbol de la sabiduría y de Eva y de Adán, y primero, andaba de chismoso con Dios y le daba el informe pormenorizado de todo lo que hablaban y decían y hacían los habitantes del paraíso, cosa que, por supuesto, Dios, conocía y no necesitaba a este discípulo de Satanás, pero en fin, le brindaba los medios pensando en que de algún modo le podían servir. Al paso del tiempo, el marino, especialista en intervenciones telefónicas optó por venderles a todos los que quisieran los secretos de los demás, incluyendo algunos secretos del mismo Dios, así que cansado, Dios, de este esquema, optó por poner frente a frente al periodista y la espía, el marino especialista en intervenciones telefónicas y venta de datos y les dijo que para que ya no estuvieran en confrontaciones les daría tres deseos a cambio de que dejaran los conflictos. Así que empezó el espía, el marino especialista en intervenciones telefónicas y venta de datos, solicitando que quería ser el único marino en la armada y que los miembros de la armada fueran todos mujeres, Dios no se sorprendió de esto porque conocía el espíritu viscoso y truculento del espía, el marino especialista en intervenciones telefónicas y venta de datos y le concedió este deseo. Después, Dios, le preguntó al periodista su deseo, y este, humildemente, le solicitó un casco de motociclista, Dios se sorprendió pero le concedió el deseo y le dio su casco de protección. Dios le dijo al marino espía que cual era su segundo deseo y este le dijo que quería tener un garrote muy grande y una bolsa de dinero enorme que jamás se terminara y que le concediera ser un hombre muy viril y garañón, Dios no se sorprendió por las peticiones y sabiendo que así son los espías de ambiciosos y de truculentos, le concedió lo que solicitaba. Después le pidió al periodista que le dijera su segundo deseo y éste le solicitó una motocicleta veloz, y bueno, pensando en la velocidad de las noticias, Dios, le concedió el deseo. Después le pidió al espía, el marino especialista en intervenciones telefónicas y venta de datos que le dijera su tercer y último deseo y le pidió a Dios un enorme barco para salir a navegar con su cuerpo de marinas donde él sería el único garañón, y le concedió el deseo, y el marino esperó a conocer el tercer deseo del periodista, y cuando este le dijo a Dios que lo explicaría pero que antes se pondría el casco y montaría a la motocicleta y la pondría a funcionar, Dios no se sorprendió, y el periodista le dijo: MI ÚLTIMO DESEO ES QUE EL ESPÍA SEA PUTO, SORDO Y MUDO… y salió disparado con la motocicleta antes de que el otro reaccionara.

         Y una cosa es un chiste que ojalá fuera realidad, y la otra la brutal realidad que estamos viviendo en el país. Resulta que los políticos, primeramente, empezaron espiando a sus enemigos y compraron los aparatos de intervención y convencieron a los dueños de las telefónicas como en el caso de Carlos Slim y de otras extranjeras y nacionales de que se pudieran intervenir los teléfonos desde sus centrales a cambio de darles otros muchos negocios del gobierno, y así fueron creciendo. Después, los mismo policías y espías alarmaron a los políticos con datos falsos y dando ideas de que los comunistas estaban conspirando y tendrían que eliminarles, así se dieron las primeras desapariciones y se fueron dando los primeros asesinatos oficiales amparados en las fuerzas especiales de la dirección federal de seguridad y de los grupos como la Brigada Blanca y otros, pero cuando se fueron descubriendo sus acciones, represiones y asesinatos por parte de los periodistas y medios de comunicación, cambiaron de esquema y dieron paso a los grupos de narcotraficantes con concesiones en sus tráficos y se aliaron con la CIA y otros grupos de espionaje internacional e incluso operaron con los capós del narcotráfico operaciones conjuntas, como en el caso de El Búfalo, en Chihuahua donde las utilidades de la siembra y tráfico de marihuana se destinaban por parte de la CIA a provocar nuevas guerras como en Irán, y en el caso de México a impulsar la carrera política de muchos y las inversiones en bancos y empresas, fortaleciendo la gran mafia que hoy opera abiertamente en el país y así, los espías empezaron a vender muy bien sus datos y teléfonos, porque ellos tenían acceso a los teléfonos de muchos delincuentes y políticos y empresarios y banqueros ligados en este negocio y los vendían a sus contrincantes, y de ahí, han pasado incluso a vender los datos de los políticos importantes que les pagan incluyendo muchos datos y filtraciones de la misma familia presidencial. Los espías no tienen lealtades, tienen, al igual que los políticos intereses, y con este mecanismo se mueven. Por esa razón los espías ahora son protegidos por las instituciones como el ejército o la marina, porque ahí no se pude meter nadie a indagar lo que sucede y es por ello que los anteriores burócratas como los que estaban en el CISEN y Gobernación, ahora, son sustituidos por militares o marinos que están de “comisión” y venden sus datos a los norteamericanos y a sus superiores o a los que pagan para que gocen de buenos contratos o mejores prestaciones e impunidad, así que si algún día los militares y policías tuvieron un enorme poder porque se suponía eran “los garantes de la libertad y la lealtad institucional”, ahora, son los espías los que gozan de este poder, porque son los que tienen en sus manos los secretos de sus propios jefes y políticos, empresarios y banqueros y narcotraficantes que les pagan para hacer esas funciones, y por ello, es necesario parar la fuerza del espionaje en el país porque los mexicanos estamos en la indefensión y expuestos a sus tropelías, brutalidades, chantajes y asesinatos o secuestros, como ya han acontecido en Oaxaca y otros sitios bajo su protección y amparo… cuidado, recuerden que los carniceros de hoy, serán las reses de mañana…