Menu
RSS

Tecos valientes

  • Escrito por SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

queconste

¡QUE CONSTE,… LOS OLVIDADOS!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

         En el temblor del 85 estaba en la Ciudad de México y salí corriendo del departamento con mi perrita motita, y al llegar a ponerme en la fuente de la glorieta donde vivía y ver hacia Insurgentes y Guanajuato, vi cómo se

derrumbaba un edificio de la esquina y otra más en donde joven había vivido como estudiante, el impacto era de incredulidad, nos quedamos paralizados y como idos, tontos, hasta que de pronto nos “cayó el veinte” y salimos a ver cómo podíamos ayudar y recorriendo varias calles, veíamos destrucción y gente saliendo a apoyar a la gente, sin partidismo, sin egoísmos, sin rapiña, con solidaridad, y así vimos a un gobierno y un presidente paralizado y temeros porque uno de sus asesores le dijo que contuviera al Ejército mexicano porque de salir y apoyar a la población esta se volcaría en apoyo al mismo y se podría alentar un golpe militar, así que una cobarde determinación obligó a los soldados y mandos a romper con ese esquema y salieron a apoyar a la gente que es su gente y todo cambió en este país, hasta el miedo al poder, aunque no pudimos entender que la organización es colectiva y no para impulsar a un caudillo, y continuamos en este esquema sin salir del agujero.

         En la zona de la pobreza y la manipulación como es el sureste del país y en especial la zona del Istmo, ahora vemos aflorar las pasiones y las ambiciones, grupos que se quieren colgar de la tragedia para continuar lucrando en el clientelismo político y vemos llegar a fuereños que en vez de ayudar también tratan de llevar agua a su molino, y en tales condiciones las cosas se van complicando y convulsionando. Hoy, por ejemplo, el dirigente empresarial sin empresa que siempre ha actuado como un “coyote” en la administración pública que dirige las Zonas Económicas Especiales, habla de su acción y espera las tajadas del presupuesto para hacer negocios privados con los bienes y presupuestos públicos, en vez de solicitar a sus parientes que lucraron con los contratos de medicamentos en el seguro popular y se llevaron cientos de millones de pesos los regresen y se utilicen para la reconstrucción de la zona afectada por la tragedia y el dolor. Todos suponemos que un presidente, debe ser el hombre más informad debería conocer las relaciones familiares de sus “cuates y socios” y poner un freno a sus desmanes y despojos, así vemos que su compadre Luis Miranda ahora resulta que está en el negocio del Huachicolero al lado de sus familiares hermana y cuñado y no me diga que “él que chingados” porque la realidad es que se hubiera preguntado hace mucho de cómo suben las fortunas de la gente, como en otros casos, y es por esa razón que si bien los oaxaqueños reconocen el apoyo inmediato del presidente ante la tragedia, también ,no pueden entender la razón poderosa que existe para brindar protección a los saqueadores del gabinismo ,y sobre ,todo la protección que dicen gozar porque son puentes económicos y políticos para negocios y transas y manipulaciones cuando se ha dicho que, el coco, Castillo, ahora es socio de la empresa Higa y que está tiene relaciones de sociedad y complicidad con el presidente y esto genera una gran irritación, encabronamiento y desconfianza.

         En tales condiciones los llamados del presidente en que no se politice la tragedia y se use como un elemento de promoción y clientelismo político se queda en el vacío, y esto lo debe entender para poder reaccionar a la nueva tragedia que se avecina en la región que muchos dicen es conflictiva y violenta, cuando no entienden que por su misma naturaleza, son zonas organizadas desde sus raíces indias y que tienen conciencia y politización, y que esa fuerza les ha permitido sobrevivir al despojo y la traición de los políticos y conservar sus tradiciones y sus raíces culturales y su lengua, por eso, cuando se habla de los muxes, lo hablan como una especie de datos curiosos, cuando son parte de su identidad y relación social en el tejido político social y cultural de la región, claro que esto no lo entienden ni entenderán los yupis que llegan sin entender lo que hay dentro de los corazones, y por esa razón, un Aurelio Nuño solamente mostró su pendejismo y su ignorancia en lo que son los racionamientos populares y las acciones de los grupos indígenas en una región tan bella y compleja como es la zapoteca, y es por ello que fuera exhibido por esas mentes de conciencia que reclaman, con razón, porque les hace falta todo pero no quieren limosnas sino apoyo y comprensión, solidaridad y respeto, porque ellos son respetuosos de nuestra violaciones a sus tradiciones pero orgullosos de sus raíces que hemos perdido en la sumisión y la cobardía.

         Juchitán, tiene una experiencia en la promoción, la publicidad, el encanto y magia de sus tradiciones, vestimenta, cocina, relaciones, impacta el ver la labor de las mujeres y los muxes en el tejido social y en el económico, y  por tales razones saben que son escuchado a nivel nacional e internacional, saben que conquistan sus puestos por medio de la organización política y comunitaria y a lo mejor, esto, no les gusta a los políticos tradicionales que no pueden romper esa fuerza, equivocada o no, pero es su fuerza y razón de ser. Hoy, miles de Tecos valientes, alzan sus brazos clamando apoyo solidario y conciencia en los apoyos, por ello, reconocer la labor de Alejandro Murat es importante porque es el primero que sostiene el respeto a esa fuerza colectiva del Istmo y conoce cómo se establecen las relaciones de respeto y ayuda, y así tiene que lidiar con el oportunismo político y el clientelismo que buscan las ambiciones y los grupos de todos los colores, sin entender que si no frenan esa postura, solamente provocarán mayor daño, confrontaciones y violencia que, salida de cause, nadie podrá controlar. Así que harían bien los políticos en mantener la boca cerrada y apoyar en silencio y  con solidaridad no con promociones para tratar de acarrear clientelismo, porque no lo podrán hacer…en el 85, el pueblo apoyo y solucionó la tragedia, no fueron los grillos y los políticos… hay experiencia sobre esto.