Menu
RSS

Usará PAN todos los recursos legales contra la reedición de “la partida secreta” para el presidente: Marko Cortés

  • Escrito por Redacción El Punto Crítico

web-24-pan 
• Morena uso la fuerza bruta para revivir la partida secreta que dejó de ejercerse
cuando el PAN ganó.
• El presidente podría manejarla sin rendirle cuentas a nadie, como en los viejos tiempos del antiguo PRI.
• Ley Federal de Austeridad Republicana, abre la puerta a la discrecionalidad del titular del ejecutivo.
El retorno de “la partida secreta” es un homenaje al antiguo PRI y es, al mismo tiempo, el mejor regalo de aniversario que Morena le hace al presidente López Obrador, afirmó el presidente nacional de Acción Nacional, Marko Cortés, quien dijo que “la partida secreta de López Obrador no la tuvo ni Salinas de Gortari”.
Luego de que los legisladores de Morena en el Senado de la República aprobaron la madrugada del martes, la nueva Ley de Austeridad que abre la puerta a la discrecionalidad, el dirigente nacional anunció que el PAN utilizará todos los recursos legales y recurrirá a todas las instancias para oponerse a la partida secreta para el presidente y otras disposiciones.
“Es muy preocupante que Morena haya utilizado su fuerza bruta, sin escuchar al PAN y otras voces que se opusieron, para aprobar una medida que confiere al presidente la facultad para utilizar el dinero de los recortes a programas sustantivos, mal llamados ahorros del gasto público, a su leal saber y entender, sin rendir cuentas a nadie, como en los tiempos del viejo PRI”.
Los cálculos sobre los recortes a los programas, llamados por el gobierno ahorros pueden ser variables, explicó, pero, si le creemos a los voceros más entusiastas del gobierno, superarían los 100 mil millones de pesos, los cuales se irán directamente a la reeditada “partida secreta” que manejará discrecionalmente el presidente de la república.
En el viejo régimen, cuando gobernaba un partido hegemónico, la partida secreta era la “caja chica” del presidente. Ahora, concluyó, otra vez tenemos un partido hegemónico y de nuevo quieren tener su “caja chica” para el presidente.