Menu
RSS

Desarrolla laboratorio medicamento-molécula innovador

  • Escrito por Diana Ramos Fusther
scien

En un país como México, que se ha distinguido por presentar altas tasas de diabetes, la protección del corazón se ha convertido en el principal desafío, pues en los últimos años se ha demostrado que existe una estrecha relación entre esta condición y la probabilidad de desarrollar enfermedad cardiovascular (ECV), la causa más común de muerte en estos pacientes. Por eso, cuanto antes se inicie un control con

medicamentos adecuados, se podrá prevenir ésta y otras complicaciones dañinas y costosas.

 Lamentablemente, uno de cada dos adultos con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) no está diagnosticado y, de los que sí, entre 50 y 70% no están alcanzando sus objetivos glucémicos con las terapias actuales. Esto ha originado que a nivel mundial la atención de las complicaciones diabéticas ascienda a 673 mil millones de dólares; es decir, un 12% del gasto global en salud. Mientras que en México se han reportado costos superiores a los 7 mil millones de dólares.

 Ante esa situación y con el fin de atender las necesidades de salud insatisfechas de quienes viven con DM2, la alianza global entre Boehringer Ingelheim y Eli Lilly & Company desarrolló un medicamento innovador. Asimismo, el primer tratamiento de prescripción médica que, acompañado de dieta balanceada y ejercicio, controla los niveles de glucosa o azúcar en la sangre y reduce el riesgo de muerte por ECV, además de otros beneficios.

 Este medicamento está disponible desde el 2014 para mejorar el control glucémico en adultos con DM2 y a finales del 2016 recibió su segunda aprobación en tiempo récord por las principales agencias regulatorias en el mundo como la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de México debido a los resultados positivos del ensayo clínico en el que participaron más de 7 mil pacientes, de 42 países, con enfermedades cardiovasculares.

 Durante el lanzamiento de este innovador antidiabético de administración oral el Dr. Gustavo Rojas Velasco, cardiólogo del Departamento de Terapia Post-Quirúrgica en el Instituto Nacional de Cardiología Dr. Ignacio Chávez, comentó que en México existen 11.5 millones de adultos que viven con diabetes tipo 2[6], lo que significa que más del 50% está en riesgo de fallecer por alguna enfermedad cardiovascular.

 El especialista explicó que una persona con diabetes tiene de 2 a 4 veces más probabilidades de sufrir un infarto al miocardio, una embolia o insuficiencia arterial periférica con un pronóstico de recuperación poco alentador, además de que disminuyen la esperanza de vida y son el principal motivo de atención en los servicios de urgencias, hospitalización e incapacidad.

 En ese sentido, “el medicamento de la Alianza BI-Lilly representa un hito para la población mexicana con DM2, ya que durante décadas se ha buscado un medicamento que no sólo mejore el control glucémico, sino que también reduzca las muertes en pacientes con DM2 y enfermedad cardiovascular establecida. Y es que, a pesar de contar con una amplia gama de antidiabéticos disponibles, hasta ahora ninguno había podido lograrlo”, expuso el cardiólogo.

Por su parte la Dra. Esperanza Martínez Abundis, médico internista, especialista en diabetes y Profesora Investigadora de Tiempo Completo del Instituto de Terapéutica Experimental y Clínica de la Universidad de Guadalajara (UdeG), comentó que el medicamento innovador pertenece a la más avanzada generación de inhibidores del co-transportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2) que, a diferencia de los antidiabéticos tradicionales, no depende de la acción de la insulina ni de la capacidad del cuerpo para producirla.

Explicó que en personas sanas los riñones filtran al día cerca de 10% de toda la glucosa que hay en el cuerpo y la desechan a través de la orina; el resto, es reabsorbida por una proteína renal llamada SGLT2 encargada de devolverla al torrente sanguíneo para ser utilizada como fuente de energía. Sin embargo, en quienes viven con DM2, este proceso se intensifica, lo que puede generar hiperglucemia persistente.

Dijo que el inhibidor de la SGLT2 de la alianza BI-Lilly facilita la eliminación de más glucosa a través de la orina junto con una serie de calorías asociadas. “Esto significa un gran avance en el tratamiento de la DM2, pues 9 de cada 10 casos presentan sobrepeso u obesidad y otras comorbilidades como hipertensión arterial y colesterol elevado, lo que aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular”.

 Además de mantener el control glucémico, los resultados del estudio realizado para evaluar desenlaces cardiovasculares,  publicados en la revista New England Journal of Medicine, sostienen que el medicamento innovador disminuye en 38% la mortalidad cardiovascular, en 32% la mortalidad por cualquier causa, 35% las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca y, en general, el riesgo de padecer cualquier otro evento vascular.

 “El beneficio de la protección del corazón no había sido descrito en un antidiabético oral, lo que sin duda abre una nueva era en el manejo de la diabetes y está siendo considerado en las guías clínicas de tratamiento”, agregó la también, ex-Presidente Nacional del Grupo de Estudio de Diabetes Mellitus y de la Asociación Jalisciense de Médicos Internistas.

 Finalmente, la Dra. Citlali Juárez, Asesor Médico en Endocrinología de Boehringer-Ingelheim Diabetes, dijo que si bien existen múltiples fármacos para reducir los niveles de glucosa en la sangre, ninguno tiene la indicación para reducción de mortalidad por todas las causas en pacientes con DM2 y enfermedad cardiovascular. Por ello, la aprobación de este innovador antidiabético oral es una buena noticia para quienes requieren opciones terapéuticas personalizadas, seguras y eficaces a largo plazo.

 "El reto en México en materia de prevención, diagnóstico y tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, que constituye el 90% de los casos, sigue siendo enorme. Estamos convencidos de que esta molécula ayudará a los médicos a tener opciones para disminuir la mortalidad cardiovascular y superar las barreras que dificultan a sus pacientes el logro de sus metas terapéuticas, como condición clínica y falta de adherencia al tratamiento, dándoles una mejor calidad y expectativa de vida", concluyó por su parte la Dra. Margarita Zamora, Asesor Médico de Diabetes en Lilly.