Menu
RSS

México participa en estudio multinacional sobre bienestar animal en mamíferos marinos

  • Escrito por Mónica Alba Murillo

web-63 marinos

Cancún, Quintana Roo. 5 de noviembre de 2018.- Los animales que viven en ambientes bajo atención humana —zoológicos y acuarios— requieren cuidados

específicos que provean su bienestar. Una combinación entre parámetros controlados, cuidados médicos, programas de entrenamiento y enriquecimiento, así como factores que brinden la posibilidad para su libre desarrollo, son algunos de los aspectos a considerar. Los recintos que albergan mamíferos marinos no son la excepción, pues recientemente se realiza un estudio multinacional que permitirá identificar los factores clave necesarios para las óptimas condiciones de salud y bienestar de mamíferos marinos bajo cuidado humano.

En México, los zoológicos y acuarios están regulados por la Ley General de Vida Silvestre y su reglamento, así como la Norma Mexicana NMX-AA-165-SCFI-2014 que establece los requisitos para la certificación con respecto al bienestar animal, conservación, investigación, educación y seguridad en zoológicos y acuarios. En lo que respecta a mamíferos marinos, la Norma Oficial Mexicana NOM-135-SEMARNAT-2004 es el instrumento oficial que establece la regulación de la captura para investigación, transporte, exhibición, manejo y manutención de mamíferos marinos bajo cuidado humano.

Hoy día, las actividades realizadas con mamíferos marinos en el mundo han aumentado sustancialmente, pero también lo han hecho los protocolos de cuidado, conservación, investigación y educación. Quintana Roo, Guerrero, Veracruz, Baja California Sur, Nayarit y Ciudad de México son los estados que albergan en conjunto 31 recintos con mamíferos marinos registrados ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

¿Qué es el bienestar animal?

La noción más aceptada sobre bienestar animal proviene del grupo de trabajo del investigador canadiense David Fraser, de la Universidad de Columbia Británica, al establecer que el concepto de bienestar animal incluye tres elementos: el funcionamiento adecuado del organismo, aludiendo a una buena alimentación y salud generalizada; el estado emocional del animal, incluyendo la ausencia de comportamientos negativos, como estrés y miedo crónico; y la posibilidad de expresar conductas normales propias de la especie. 

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Miguel Ángel Canseco González, gerente de Responsabilidad y Comunicación Corporativa de la empresa Delphinus, compartió que los protocolos mexicanos de bienestar en delfinarios se suscriben hoy día a estándares internacionales de cuidado y protección.

“El bienestar es la capacidad de un individuo para adaptarse a las condiciones de su entorno. En este sentido, en los recintos que albergan mamíferos marinos bajo cuidado humano, se busca generar las condiciones óptimas para la salud física y mental de los animales, considerando factores de los espacios físicos, cuidados médicos, programas de entrenamiento e interacción, programas de enriquecimiento, socialización y el tiempo libre necesario para cada individuo”, explicó Canseco González.

Al hablar de bienestar animal, resulta fundamental esclarecer que evitar el sufrimiento de los organismos es un aspecto clave en los programas de cuidado. En este sentido, las situaciones que causen sufrimiento —expresados en dolor fisiológico o estrés— constituyen un problema de bienestar.

“Bienestar no es sinónimo de salud. La salud es un aspecto muy importante del bienestar, pero el concepto de bienestar es más amplio e incluyente de factores externos y ambientales. Por otro lado, la incapacidad del animal de adaptarse al entorno causa sufrimiento y, por lo tanto, estudiar los parámetros que permiten cuantificar el grado de adaptación de los animales aporta información valiosa sobre su bienestar”, agregó Canseco González.

Estudio multinacional sobre bienestar animal en cetáceos

Las prácticas y cuidados hacia mamíferos marinos en recintos bajo cuidado humano son extensos y diversos; en su mayoría, adaptados a las condiciones locales de cada recinto e instrumentos de regulación propios. Sin embargo, comités de vigilancia y desarrollo de buenas prácticas para el bienestar animal en mamíferos marinos han mostrado un creciente interés por desarrollar estudios de investigación científica que avalen, con datos certeros, los parámetros necesarios para promover el bienestar de estos organismos.

En este sentido, la Sociedad Zoológica de Chicago (ZSC, por sus siglas en inglés) ha desarrollado un protocolo de investigación para medir y registrar los parámetros que indican el bienestar animal en mamíferos marinos bajo cuidado humano. Siendo el primer estudio multinacional sobre bienestar animal en cetáceos, a esta investigación se suman 44 instituciones de siete países, entre las que se encuentran el Zoológico de Brookfield, Acuario de Georgia, Zoológico de Indianápolis, Parque Marino de Hong Kong, Sea World de Gold Coast en Australia, Shedd Aquarium de Chicago, el Acuario del Estado de Texas, entre otras.

Por parte de México, participan en la investigación dos empresas con delfinarios. Delphinus, en Quintana Roo, participará aplicando el protocolo de investigación en 68 delfines de sus instalaciones, lo que representa 23 por ciento de la muestra del grupo de individuos a nivel mundial y 80 por ciento de los delfines que viven en las instalaciones de Delphinus.

El proyecto se denomina Hacia el entendimiento del bienestar de cetáceos en zoológicos y acuarios del mundo, es coordinado por la Sociedad Zoológica de Chicago, la Universidad de California, la Universidad de Portland y la Universidad de Florida. Tiene como objetivo conocer el estado de bienestar de cetáceos en zoológicos y acuarios, con la visión de que la información publicada mejore el manejo, las instalaciones, los planes de nutrición y enriquecimiento, medicina preventiva y demás aspectos que promueven el bienestar animal en estos recintos.

Las especies de cetáceos consideradas en el proyecto son el delfín nariz de botella común (Tursiops truncatus) y el del Indo-Pacífico (Tursiops aduncus), ballena beluga (Delphinapterus leucas) y el delfín del Pacífico de lados blancos (Lagenorhynchus obliquidens).

David Gómez Durán, coordinador de Educación Ambiental e Investigación Científica de Delphinus, explicó la importancia de la gran oportunidad que se brinda al participar en un estudio multinacional, en donde el propio equipo de investigación y médicos veterinarios de la empresa aporte datos sustantivos al conocimiento del bienestar animal.

“Como parte del protocolo, nuestros investigadores tomarán muestras biológicas de los individuos durante el tiempo de estudio —sangre, heces fecales, muestra del espiráculo y muestra gástrica— en ciertos días y horarios determinados, al igual que el resto de las instituciones participantes. Todas las muestras serán analizadas por el Laboratorio de Patología de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los resultados se enviarán al concentrado de datos en la Sociedad Zoológica de Chicago”, detalló Gómez Durán.

“Además de las muestras fisiológicas, se instalará en 14 delfines un dispositivo que contiene sensores para registrar información sobre parámetros de la actividad y movimiento de cada individuo, midiendo datos como la aceleración, velocidad, profundidad y orientación giroscópica de los delfines”, agregó.  

Los resultados obtenidos de este estudio multinacional favorecerán el desarrollo de rangos de referencia para los indicadores de salud —como marcadores hormonales— y bienestar animal de cetáceos en zoológicos y acuarios. Además, se podrán identificar los factores sobre los ambientes en los que viven, cómo socializan y las necesidades para el desarrollo de programas de enriquecimiento que tienen influencia directa en el bienestar de los delfines nariz de botella.