Menu
RSS

Nadal y Federer despiertan en el US Open

  • Escrito por Redacción
vidadep

Rafael Nadal y Roger Federer siguen de menos a más en el Abierto de Estados Unidos, y cada vez se palpita más la posibilidad de que su clásica rivalidad tenga un primer capítulo en Nueva York.

Después de una primera semana en la que ambos pasaron sobresaltos, Nadal y Federer solventaron el lunes con comodidad los octavos de final, ambos ofreciendo sus mejores versiones.

Con mucha más facilidad de lo anticipado, el español Nadal se instaló en los cuartos de final del US Open por primera vez en cuatro años al despachar 6-2, 6-4, 6-1 al ucraniano Alexandr Dolgopolov en tan solo 1 hora y 41 minutos de una tarde soleada en el estadio Arthur Ashe.

Por la noche, Federer dio cuenta 6-4, 6-2, 7-5 del alemán Philipp Kohlschreiber, empleando ocho minutos más que Nadal.

El único momento de intranquilidad se dio en el segundo set, cuando el suizo pidió el auxilio del kinesiólogo.

Tomándose todo con placidez, un sonriente Federer dijo que sólo fue “para recibir una masajito en mi espalda _o en mi trasero_ y no quería hacerlo en la pista”.

“Fue por precaución. No hay ningún problema. No estoy preocupado”, añadió después.

Federer llegó a Flushing Meadows arrastrando una molestia en la espalda, y debió reducir su carga de entrenamientos. Atribuyó a ello el que se exigiera al máximo de cinco parciales la semana pasada, pero enlazó su segunda victoria en sets corridos ante Kohlschreiber, quien ni siquiera pudo olfatear una bola de quiebre y quedó 12-0 ante el campeón de 19 títulos de Grand Slam.

Las cosas no son tan desiguales con respecto a su próximo oponente: Juan Martín del Potro. Federer aventaja 16-5, pero el argentino le venció en la final de 2009, ganando en cinco sets para atrapar su único título en las grandes citas.

Del Potro avanzó a cuartos con una sensacional remontada ante el austríaco Dominic Thiem, revirtiendo dos sets en contra para imponerse 1-6, 2-6, 6-1, 7-6 (1), 6-4.

“Estuvo alejado por tanto tiempo que realmente es bonito verlo jugar esta clase de partidos”, comentó Federer al evocar los largos periodos de inactividad del argentino por tres cirugías en la muñeca izquierda y otra en la derecha.

El otro cruce de cuartos el miércoles será protagonizado por Nadal y Andrey Rublev, un ruso de 19 años que se convirtió en el cuartofinalista más joven en el torneo desde Andy Roddick en 2001, con la misma edad. Rublev, integrante de la llamada “Próxima Generación” que la ATP promociona, dio la sorpresa al eliminar 7-5, 7-6 (5), 6-3 al belga David Goffin (9no preclasificado).

A diferencia de sus dos partidos previos, en los que cedió el primer set ante el japonés Taro Daniel (segunda ronda) y el argentino Leonardo Mayer (tercera), Nadal evitó los sobresaltos, poniendo marcha directa a la victoria con un quiebre en el cuarto game de la manga inicial.

“He jugado un partido muy completo, con pocos errores”, destacó Nadal. “No he pasado revista a las estadísticas, así que ignoro cuántos errores no forzados he cometido, pero mi sensación es que fueron muy pocos”.

El recuento del duelo consignó que Nadal solo cometió 11 errores no forzados contra los 39 del ucraniano.

“Los primeros partidos han costado un poquito, pero los he ganado con una muy buena actitud mental, de lucha. El otro día, yo creo los últimos tres sets (contra Mayer) fueron positivos y hoy he continuado con una tónica positiva”, indicó.

El máximo preclasificado no le dio tregua alguna a un adversario ante el cual había perdido en dos de los tres previos enfrentamientos, quebrando el saque de Dolgopolov en seis oportunidades, además de contabilizar un 82 por ciento de efectividad en los puntos con el primer saque y sin ceder su servicio.

“He jugado muy mal”, dijo Dolgopolov. “Él no tuvo que hacer un gran esfuerzo... yo cavé mi propia fosa”.

Nadal no asomaba entre los ocho mejores en Flushing Meadows desde el último de sus dos títulos del US Open, en 2013.

“La realidad es que mi nivel de tenis ha ido mejorando, creo que de manera muy positiva durante todo el torneo, y ahora queda la parte más difícil y hay que estar preparados para dar ese paso adelante en nivel”, señaló Nadal.

En el cuadro femenino, la checa Karolina Pliskova lució imbatible al abrirse paso a los cuartos, apabullando a la estadounidense Jennifer Brady 6-1, 6-0 en apenas 47 minutos. Dos días después de salir delante de una situación de match point para seguir con vida, la primera cabeza de serie ganó 22 de 24 puntos en sus primeros servicios y rompió seis veces el saque de una rival proveniente de la clasificación.

Pliskova, subcampeona del US Open en 2016, se medirá en cuartos contra la estadounidense CoCo Vandeweghe, quien superó 6-4, 7-6 (2) a la checa Lucie Safarova 6-4, 7-6 (2).

Se trata de la primera vez que Vandeweghe accede a esa instancia en Nueva York, luego de hacerlo también en Australia y Wimbledon este año.

Pliskova perdió la final del año pasado ante Angelique Kerber en Flushing Meadows, y necesita llegar a la final a fin de mantener la cima del ranking mundial de la WTA.