Menu
RSS

Agua turbia en Tláhuac

  • Escrito por José Luis Cabral

metr4.agua-tlahuac

Son cada vez más los habitantes de la delegación Tláhuac que se quejan por la falta de servicios básicos como alumbrado público en las calles, pavimento en las banquetas y sobre todo el agua potable que es vital para cualquier asentamiento humano para poder realizar determinadas funciones de la vida cotidiana como bañarse, lavar los trastes y la lavar la ropa.

Cabe señalar que Tláhuac hasta hace apenas 19 años era una demarcación meramente rural con apenas 70 mil habitantes; ahora en el 2013, la población en la demarcación se ha quintuplicado a más de 360 mil pobladores. Con lo que el gobierno del Distrito Federal se ha visto forzado en la necesidad de invertir millones de pesos en infraestructura.

Por ejemplo, la edificación de la línea 12 del metro que conecta a Tláhuac con Mixcoac costó aproximadamente 50 mil millones de pesos. Sin embargo, fue un acierto favorable para el gobierno del DF en materia de transporte público, ya que los habitantes de ambas zonas pueden trasladarse de terminal a terminal en tan sólo 50 minutos lo que antes conllevaba de dos a tres horas.

Un inconveniente de la línea dorada es que mucho presupuesto se designo para su construcción y sobre todo en los terminados como fueron la renovación de banquetas y colocación de nuevas rutas de peseros y la reubicación física de negocios, lo que con llevo al gobierno delegacional a desviar el presupuesto asignado a rubros como el de la red hídrica en las colonias ubicadas al este de la delegación como la Estación, San Miguel Zapotitla, López Portillo y la Polvorilla; dichas colonias al poniente rodean el cerro del Peñon donde existen una leve pendiente lo que dificulta la inyección de agua por parte de las autoridades.

Actualmente, en estas colonias, la falta de agua es una encomienda constante; sólo hay agua tres veces por semana; esto afecta a cientos de familias así como pequeños negocios. Las personas no pueden bañarse o limpiar los retretes a falta de agua; esta situación deriva en un foco de anti higiénico  y desagradable.

Por su parte la delegación argumenta que ha ejercido 3.8 millones de pesos en la red hídrica en la demarcación. EL PUNTO CRITICO de esta breve investigación fue cuando la señorita Rosalía Gutierrez, empleada administrativa de la Delegación Política nos comentó que el mismo edificio delegacional no tiene agua por escasez y a falta de una cisterna.

Por otra parte colonias como la denominada Del mar y Agrícola Metropolitana el agua no esta del todo limpia sino turbia. La señora Miriam Israel quien vive en la Villa Centro americana y del Caribe nos comentó que el uso domestico del agua se limita a lavar los trastes y lavar la ropa sucia puesto que el agua potable no es de calidad y no se puede beber. OTRO PUNTO CRITICO de esta indagación fue cuando la señora Israel nos ofreció amablemente en su casa un café y pudimos constatar que el vital líquido no está del todo cristalino.

“Tengo que gastar $35 pesos en agua de garrafón cada cuatro días” comenta la Sra. Israel.

Hicimos las cuentas con la Sra. Miriam y son $280 pesos aproximadamente lo que las personas promedio tienen que gastar en agua potable cada mes por vivir en Tláhuac. Sin embargo el recibo de agua si llega cada bimestre aproximadamente por la misma cantidad.

En contra parte en los bordes de la delegación Tláhuac donde se colinda con Xochimilco e Iztapalapa sobre plena avenida canal de Chalco se puede observar cómo vecinos de la Unidad habitacional Nahalti, desperdician el líquido,  extraen literalmente de la calle el agua “potable” con una bomba para lavar el auto y limpiar la banqueta, al igual que su uso tanto doméstico como comercial; mientras las autoridades delegacionales no hacen ni dicen nada al respecto.

La explotación de los mantos acuíferos de la zona de Tláhuac durante miles de años fueron sustentados en la laguna de Xico o Chalco que conectaba a Tláhuac con Xochimilco y abastecía de agua a los pobladores de la franja sur y sobre todo en las lluvias que caen cada año abasteciendo los mantos de la Sierra de Santa Catarina.

Hoy la laguna de Chalco esta erosionándose cada año más y las lluvias que han ido mermando por el cambio climático.