Menu
RSS

Catherine Zeta-Jones se estrena como 'narco' colombiana en cinta de Lifetime

  • Escrito por Ruben Labastids

color adj 6

Este 11 de abril, a las 22:00hrs, por el canal Lifetime, se podrá ver en México el estreno de la película ‘Griselda: la reina de la cocaína’. La producción es protagonizada por Catherine Zeta-Jones, quien interpreta la vida de una de las narcotraficantes colombianas más reconocidas, Griselda Blanco.


El colombiano Juan Pablo Espinosa, también protagonista, interpreta a Alberto Bravo, el tercer marido de la ‘viuda negra’.
La película, de la que se rodaron algunas escenas en Medellín, es dirigida por el mexicano Guillermo Navarro, un prestigioso director de fotografía que ganó un Óscar por ‘El laberinto del fauno’, producción en la que trabajó al lado de Guillermo del Toro, reciente ganador del Premio Óscar por su película ‘La forma del agua’.
Griselda Blanco, conocida como la "La Madrina”, fue una líder del Cartel de Medellín, una pionera en el tráfico de drogas de cocaína y participó en las guerras de vaqueros de cocaína (Cocaine Cowboys) que en Miami a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980.
Contada a través de los ojos de su hijo más joven, Michael Corleone Blanco, la película cuenta la historia de Griselda, desde que tan sólo con 17 años utilizó un pasaporte falso para dirigirse a los Estados Unidos, sus estrategias como narcotraficante, entre ellas, utilizar a bellas mujeres o mulas y para contrabandear drogas desde Colombia a los Estados Unidos.
Además del destacado papel interpretado por Catherine Zeta-Jones, la cinta es protagonizada por Jenny Pellicer, quien interpreta a su amante Carolina; Juan Pablo Espinosa, el segundo marido de Griselda, Alberto; Raúl Mendez, su tercer esposo, Darío; Alejandro Edda, su sicario Rudy; Matteo Stefan, su hijo Dixon; Spencer Borgeson, su hijo Osvaldo; José Jillian, su hijo Uber y Warren Christie, que interpreta al agente de la DEA Jimmy.
En 1985, Griselda fue arrestada por agentes de la DEA en su casa, detenida sin derecho a fianza, y sentenciada a más de una década de prisión, donde continuó manejando su negocio de cocaína. En el año 2004, Griselda fue liberada de prisión y deportada a Colombia, donde finalmente fue asesinada a tiros en plena calle y a luz del día en 2012, ejecutada en un tipo de asesinato que se le atribuye haber inventado a ella: "el asesinato en moto".