Menu
RSS

Agujero en capa de ozono de este año es el más pequeño desde 1988

  • Escrito por El Punto Crítico
notint web

México, 2 Nov (Notimex).- Las mediciones de los satélites de este año revelaron que el agujero en la capa de ozono de la Tierra que se forma sobre la Antártida cada septiembre fue el más pequeño desde 1988, anunció la NASA y la  Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), el hoyo de ozono alcanzó su punto máximo el 11 de septiembre pasado, con un tamaño dos veces y medio mayor que Estados Unidos, para luego disminuir durante el resto del mes y hasta octubre.

Las mediciones basadas en tierra y globo de la NOAA mostraron la menor cantidad de agotamiento de ozono sobre el continente durante el pico del ciclo de agotamiento del ozono desde 1988.

“El agujero de ozono en la Antártida fue excepcionalmente débil este año. Esto es lo que esperaríamos ver dadas las condiciones climáticas en la estratosfera antártica”, comentó el jefe de ciencias de la Tierra en el Centro Goddard, Paul Newman.

El agujero de ozono más pequeño en 2017 tuvo influencia por un vórtice antártico inestable y más cálido, el sistema de baja presión estratosférico que gira en el sentido de las agujas del reloj en la atmósfera sobre la Antártida, indicó en su página de Internet la NASA.

Los científicos indicaron que el proceso anterior ayudó a reducir la formación de nubes estratosféricas polares en la estratosfera inferior. La creación y persistencia de estas nubes son los primeros pasos que llevan a las reacciones catalizadas por cloro y bromo que destruyen el ozono.

La agencia espacial estadunidense expuso que esas condiciones antárticas son similares a las que se encuentran en el Ártico, donde el agotamiento del ozono presenta menos severidad.

Los científicos explicaron que la menor extensión del agujero de ozono en 2016 y 2017 se debe a la variabilidad natural y no a una señal de curación rápida.

El agujero de ozono antártico que se forma en el hemisferio sur a finales del invierno fue detectado por primera vez en 1985, el cual se origina ya que los rayos del Sol que regresan catalizan reacciones que involucran formas de cloro y bromo, químicamente activas, creadas por el hombre, las cuales destruyen esta capa.

Los investigadores esperan que el agujero de ozono antártico se recupere a los niveles de 1980 alrededor de 2070.