Menu
RSS

Un vaso de agua purificada por cada dos bebidas alcohólicas, iniciativa que propone Beatriz Olivares

  • Escrito por redacción
gdfweb

La Presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte, argumentó que la ingesta de agua o hidratación durante el consumo de bebidas alcohólicas no sólo sirven para mitigar los efectos posteriores, sino que permite menor ingesta de este tipo de

bebidas

Ante los síntomas  que aparecen por el exceso de alcohol, como sensación de cansancio, dolor de cabeza, problemas de concentración y memoria, cambios de humor, náuseas, vértigos o sed, aunque esta sintomatología suele resolverse de manera espontánea pasadas de 8 a 24 horas, la Presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte de la ALDF, Beatriz Olivares Pinal propuso una Iniciativa de Ley para que los establecimientos de impacto zonal y vecinal tengan la obligación de otorgar un vaso de agua purificada y para consumo humano a sus clientes por cada dos bebidas alcohólicas con la finalidad de reducir los daños que la ingesta de alcohol produce en el organismo.

Precisó que el mal uso o, al menos, el excesivo consumo, da lugar a la resaca, lo que comúnmente conocemos como “cruda”, esa desagradable aparición de síntomas típicos que se desencadenan tras ingerir cantidades elevadas de alcohol y que hacen acto de presencia horas después del consumo abusivo.

Argumentó que la ingesta de agua o hidratación durante el consumo de bebidas alcohólicas no sólo sirven para mitigar los efectos posteriores, sino que permite menor ingesta de este tipo de bebidas, además de que una persona hidratada pierde menos reflejos y cuenta con mayor capacidad de reaccionar que aquellas que sólo consumen bebidas con alcohol, en la inteligencia que éste deshidrata debido a que el organismo crea un sistema de protección contra la intoxicación, el cual, segrega enzimas que metabolizan y desechan las toxinas.

La legisladora resaltó que la deshidratación que sufre el organismo, y sobre todo el cerebro, es la base de los síntomas, y es aquí donde radica la recomendación de beber mucha agua: antes, durante y después, ya que así se contrarrestaría el efecto del alcohol que hace que aumente la eliminación de líquido.

Dijo que se entiende que el problema de salud en todas las vertientes que se generan con la ingesta de alcohol, sobre todo en la población joven, requiere de medidas mucho más profundas, coordinadas, intersectoriales y multidisciplinarias para contrarrestar sus efectos perniciosos en la sociedad, pero las mismas van acompañadas de un presupuesto específico, en este sentido, “la propuesta que hacemos no conlleva hacer uso del gasto público, es solamente la generación de una cultura de reducción de daños relacionados con ésta y todas las adicciones”.

Beatriz Olivares, dijo que de acuerdo con datos del Centro de Ayuda al Alcohólico y sus Familiares, unidad especializada del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”, 63 por ciento de la población identificada en un estudio como consumidora de alcohol, son adolescentes y jóvenes de entre 12 y 24 años de edad.

Resaltó que las personas inician con el consumo de alcohol por diversas causas, principalmente la curiosidad 29.4%, seguida por la invitación de amigos 13.5%, la experimentación 12.4 %, los problemas familiares 10%, la influencia de amigos 9.4%, la aceptación del grupo 4.1 %, por invitación de familiares 2.9% o depresión 2.4%.

Asimismo, dijo que la Organización Mundial de la Salud indicó que en América Latina, el primer lugar de consumo de alcohol lo ocupa Chile con el 9.6 litros per cápita mientras que México ocupa el décimo lugar con un consumo de 7.2 litros per cápita.

Sostuvo que una bebida alcohólica estándar contiene entre 12 y 15 grados de alcohol. Para la Organización Mundial de la Salud un consumo excesivo es cuando una mujer ingiere más de 40 grados y el hombre, 60 grados. Se considera un problema de salud cuando se ingieren más de 50 grados en el caso de las mujeres y 70 grados en el caso de los hombres.

Señaló que es importante señalar que el consumo de más de 60 gramos de alcohol también produce daños a la salud y es hoy uno de los principales factores de morbilidad, discapacidad y mortalidad, además de agente causante de más de 200 enfermedades, provocando a nivel mundial aproximadamente 303 millones de muertes al año. Todos estos datos son verdaderamente alarmantes.

Dicha Iniciativa fue turnada a las Comisiones de Administración Pública Local y Fomento Económico.