Menu
RSS

Debe ser tipificada y sancionada violencia política de género

  • Escrito por Redacción El Punto Crítico

web-42-violencia-genero

· En la pasada contienda electoral 2017-2018 la violencia contra las mujeres se
hizo más evidente: diputada Paula Soto
 
· La Comisión Interamericana de Derechos Humanos afirma que la acción y reacción de las autoridades frente a la violencia política contra las mujeres es fundamental
 
Durante el foro Violencia Política: Una legislación de Igualdad en Democracia, la diputada Paula Soto Maldonado, de MORENA, afirmó que la violencia política debe ser sancionada y tipificarse como tal. Incluso recordó que en el proceso electoral 2017-2018 se hizo más evidente la violencia hacia las mujeres.
 
En el encuentro de este lunes, realizado en el auditorio Benito Juárez del Congreso local, la legisladora indicó que este foro y las iniciativas presentadas son parte de las acciones para atender las recomendaciones que la ONU ha hecho sobre la violencia política hacia las mujeres.
 
“Por ejemplo, se deben instrumentar los mecanismos de protección a víctimas; sanciones a victimarios, y promover los derechos políticos de las mujeres en los  medios de comunicación; sancionar incluso a los partidos políticos que permitan, avalen y consientan la violencia política que se ejerza en contra de las mujeres”, dijo.
 
Al  foro convocado por el Congreso de la Ciudad de México y la Cámara de Diputados, asistió además la diputada federal Martha Tagle, del partido Movimiento Ciudadano, quien dijo “que este foro es una gran oportunidad para reflexionar y avanzar en las causas que nos unen y no en colores”.
 
Coincidió con la diputada Soto al señalar que la violencia política, ya sea por acción u omisión, limita el ejercicio de los derechos político-electorales; “es un tema que debemos atender, si no se sanciona, si no se tipifica no podemos hablar de democracia”.
 
Añadió que se tienen que analizar las políticas públicas en torno a este tema, ya que la violencia política en razón de género la están viviendo mujeres, lo mismo que las candidatas o las que buscan serlo, mujeres militantes de partidos políticos, también muchas mujeres que son funcionarias, y otras que están en los municipios o en las alcaldías y que también sufren esta violencia política.
 
Por su parte, el consejero presidente del Instituto Electoral de la CDMX, Mario Velázquez, señaló que la legislación local vigente ha tenido un avance significativo, donde la paridad en el Poder Legislativo local ya es una realidad; sin embargo, dijo eso no significa que todo esté consumado.
 
“Sin duda la discriminación y la violencia política, particularmente la violencia política de género, sigue siendo un lastre, que incluso en todos los ámbitos podemos observar día con día”.
 
Recordó que en la Constitución Política de esta ciudad, en donde se consignaba la violencia política de género como causa de nulidad de elección, “es una pena que por una acción de inconstitucionalidad haya sido expulsada del sistema jurídico”.
 
En el foro también participó la presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México, Geraldina González de la Vega Hernández, quien al tomar la palabra refirió que la violencia política es una forma de discriminación.
 
“Todavía tenemos elecciones en donde hay candidatas que viven violencia, no sólo  simbólica, sino violencia feminicida, mujeres asesinadas en la elección pasada de 2018, víctimas de violencia política de género”, dijo la titular de Copred CDMX.
 
Al concluir la primera mesa, la diputada local Soto Maldonado afirmó que de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la acción y reacción de las autoridades frente a la violencia política contra las mujeres es fundamental, “lo más importante es prevenirla y cuando la prevención ya no fue posible, la impunidad envía el mensaje de que la violencia es tolerada, lo que favorece la aceptación del fenómeno”.
 
La parlamentaria hizo un llamado urgente para generar acciones legales que garanticen el acceso en igualdad de condiciones y el ejercicio pleno de los derechos político-electoral de todas las mujeres.