Menu
RSS

Magistrado con 65 años podrá retirarse con el 100% de su salario

  • Escrito por Rubén Labastida

gdf2-Manuel-Alejandro-Robles-Gomez                                                                                    Con el objetivo de abrir paso a una nueva generación de juzgadores que traen la cultura de derechos humanos, el diputado Alejandro Robles Gómez, anunció que el próximo viernes en el Periodo Extraordinario de Sesiones presentarán el dictamen del retiro voluntario a los 65 años de los Magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF).

Explicó que el magistrado que tenga 65 años podrá retirarse con el 100 por ciento de su salario durante los cinco primeros años, después el 70 por ciento que es también lo que se le daría a quien se retire a los 70 años.

El legislador perredista precisó que estos recursos serían del Fideicomiso que el TSJDF tiene para retiros y jubilados, lo cual no le generaría alguna erogación a la ciudad.

Además detalló que el objetivo del dictamen es reconocer a los Magistrados que ya tuvieron una vida en el Tribunal y es hora de que se dé oportunidad a los nuevos juzgadores que se estarían nombrando.

Este tema ha habido descuido por parte de los legisladores, sin embrago con esto tendrían la oportunidad de nombrar a los dos consejeros de la Judicatura de los siete que le corresponde nombrar a la Asamblea y en el eventual nombramiento de ocho magistrados que es lo que se prevé.

Agregó que es una reforma profunda, ya que se habla de la nueva visión del dictado de justicia que se estaría incluyendo en el Tribunal “urge precisamente el estar dándole a los justiciables el acceso a una justicia breve, lo más apegada a los principios constitucionales actuales, esa es la nueva formación de los derechos humanos, que realmente se dé una condición en el dictado de justicia en la Ciudad de México”, subrayó.

Robles Gómez dijo que este cambio implica dejar la justicia inquisitorial y darle paso a la justicia oral que pone especial énfasis en los derechos tanto de la víctima como de aquel que puede presumirse como culpable y con ellos se tendría un gran avance en materia de justicia.