Menu
RSS

César Duarte desvió 379 millones de pesos más: testigo

  • Escrito por El mañanero diario

bnal-testigoWEB

Además de la triangulación de 250 millones de pesos hacia el PRI, la administración del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, desvió otros 379 millones de pesos en efectivo a través de un contrato de servicios con una constructora.

El dinero, al final de esta dinámica de desvío de recursos, regresaba a manos de funcionarios del gobierno de la entidad, revela el periódico Reforma.

Un testigo que colabora en la investigación dijo que los recursos pagados en un contrato simulado a Asesoría y Servicios Online S. A. de C. V., se concentraban en el local de Manzil Construcciones, en la capital de Chihuahua.

Luego, Antonio Tarín García, quien trabajaba entonces como director de Adquisiciones del gobierno estatal —preso actualmente—, enviaba a personas de su confianza por el dinero y se lo llevaban en cajas hasta su oficina.

Este dinero presuntamente sirvió para pagar el voto de diputados locales en una iniciativa sobre bursatilización, solventar deudas del gobierno estatal, servicios legales y para financiar la campaña del PRI en 2016, según el testigo.

“Se entregaba dinero en efectivo en el domicilio de la empresa Manzil Construcciones que se encuentra en Periférico Ortiz Mena y Calle Andrés F. Carbonel de la Colonia San Felipe y era una casa en la que adecuaron oficinas de dos niveles, tenía un portón electrónico tipo cochera de color oscuro, con una puerta de control interior lateral. (Su) propietario era Jaime Agustín Fong Ríos (…)

“Una vez que estaba en dicho domicilio, de la Secretaría de Hacienda pasaban a recogerlo por órdenes de Antonio Tarín”, detalló el declarante.

El dinero se llevaba a esa oficina porque Tarín tenía buena relación con Jaime Fong, “de muchos años de conocerse”, explicó el testigo.

Las personas que recogían el dinero en la oficina eran José Jaime Bustamante Pérez y Hugo Ortiz, el primero asesor técnico de la Dirección de Adquisiciones y el otro jefe de Inventarios, Mobiliario y Talleres Mecánicos de la Secretaría de Hacienda estatal, así como subordinados de Tarín. También el supervisor Juan Manuel López Salas.

El testigo aseguró que, una vez que Tarín recibía las cajas de dinero en su oficina, las enviaba en un “diablito” a Gerardo Villegas, director de Administración de Hacienda estatal.

Del total del dinero desviado, se acordó que alrededor de 22 millones de pesos fueran destinados a diputados que votaron a favor de bursatilizar 6 mil millones de pesos, en julio de 2016.

“El dinero se utilizó en campañas del PRI y fue entregado al propio exgobernador (César Duarte) en sus oficinas de la Casa de Gobierno, en maletas”, indicó.

El contrato simulado fue planeado en 2015 con miras a las elecciones de 2016.

Con información de Reforma