Menu
RSS

La Guardia Nacional en la óptica de los policías de a pie.

  • Escrito por Lic. Iván Chávez.

web-23-Ciudadanos Uniformados

Cada Presidente de México a lo largo de la historia ha implementado políticas de seguridad pública en aras de recuperar la
gobernabilidad nacional, desde matanzas a sangre fría con guantes blancos hasta pactos con los cárteles del crimen o amnistía.
 
Cuando se habla de seguridad pública todos dicen ser expertos y proponen depurar a las corporaciones con evaluaciones a modo, escuchan a organizaciones civiles que viven del erario público, le dan cargas insostenibles a los policías sin la debida capacitación, les piden arriesgar la vida por doscientos pesos diarios, los humillan y denigran con malas condiciones laborales y por si fuera poco les cambian el nombre a la Institución o el color al uniforme creyendo que con escudos nuevos van a generar conciencias nuevas.
 
Pero, ¿cuándo escuchan al policía de calle en el Congreso o en Palacio Nacional? La respuesta es… ¡Nunca!
 
Ahora, Andrés López y su equipo de trabajo nos traen la propuesta de la Guardia Nacional, una institución híbrida que no será militar, ni civil. Con funciones de policías, pero regidos internamente por la Disciplina militar.
 
No podemos decir si es buena o mala la idea, aún, pues para ello tendríamos que leer su Ley Orgánica y así conocer sus facultades y deberes.
 
Nosotros, los policías, militares y marinos de la calle, que vivimos a diario la inseguridad y su combate, debemos hoy más que nunca estar unidos y aprovechar esta experiencia para aprender unos de otros, compartiendo experiencias y hacer un frente común contra los enemigos de la paz, contra la corrupción, contra los delincuentes disfrazados de camaradas que tanto han dañado nuestras instituciones armadas con su ambición desmedida y el abuso de poder.
 
Veamos a la Guardia Nacional como una institución Federal que viene a coadyuvar con las tareas de Policía Federal, veamos a sus integrantes como compañeros a quienes les entran igual las balas, que también tienen familia que los espera en casa, como hermanos de armas. Dejemos a un lado las diferencias y entendamos que un Marino puede hacer y aprender a hacer lo mismo que hace un Policía Federal, procesar indicios igual que un Policía Estatal, llenar el IPH igual de bien que un Policía Municipal, dar seguridad perímetral igual que un Militar o preservar un inmueble igual que un Auxiliar o Bancario, ninguno es mejor o peor que otro. En todas las corporaciones hay buenos y malos, pero los buenos somos más y haremos lo necesario para recuperar la confianza de la Ciudadanía.
 
También los ciudadanos en general deben entender que ni el Presidente sólo, ni los Uniformados con toda la actitud positiva podremos recuperar la paz nacional si no nos estrechamos la mano y nos reconciliamos.
 
La Cuarta Transformación no debe ser un eslogan presidencial sino una actitud de compromiso de cada mexicano, seamos políticos, ciudadanos o guardianes del orden.
 
La paz se construye en sociedad.