Menu
RSS

Recursos para la reconstrucción deben incluir reubicación de una parte de la población

  • Escrito por www.elpuntocritico.com
polna-reconstruccion-w

El programa para la reconstrucción de zonas afectadas por los sismos de septiembre, debe incluir, forzosamente, la reubicación de una parte de la población y aplicar de manera preventiva la construcción de vivienda, manifestó el coordinador general del Instituto de Protección Civil de Tabasco, Jorge Mier y Terán Suárez.

Resaltó que la prevención e información es la herramienta más importante para la población, ya que el país se encuentra expuesto a fenómenos naturales que ponen en riesgo la integridad de la personas, causan daños a la economía e infraestructura.

Señaló que el 41 por ciento del territorio nacional está expuesto a tormentas, huracanes e inundaciones; el 27 por ciento a sismos; el 29 por ciento a sequías y el 37 por ciento a incendios forestales, pero muchos estados son afectados por dos o más fenómenos, tal es el caso de Chiapas, Oaxaca y Tabasco.

Los gobiernos estatales, añadió, deben estar obligados, por ley, a destinar recursos para el fondo de contingencias, ya que mientras ellos no dan participación alguna, todo es absorbido por el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), que destina de forma obligatoria sólo el 0.4 por ciento del presupuesto.

El gasto a emplearse requiere que sea de forma preventiva y no sólo reactiva. Las acciones que se tomen para la reconstrucción de las zonas afectadas deben adoptarse para trabajar en conjunto sociedad y gobierno, sin importar los colores partidistas o si son o no organizaciones de la sociedad civil, sostuvo, en el marco de la Semana de la Protección Civil, realizada en el Senado de la República.

Por su parte, Benjamín Laniado Kassin, líder comunitario por más de 20 años en diferentes organizaciones internacionales dijo que la ayuda humanitaria y la protección civil tienen que pasar del asistencialismo a la construcción de resiliencia en todos los sentidos, lo que se necesita del sector privado es que comparta su logística y conocimiento.

En México, donde 50 millones de personas viven en la pobreza no se necesita comida, sino una oportunidad de desarrollo, de educación y de proyectos sustentables que solo las empresas pueden poner y hacer la diferencia, apuntó.