Menu
RSS

Inviable, cancelación de contratos de nuevo aeropuerto SCT

  • Escrito por Notimex

21-polnal-aicm-WB

En el Informe sobre Acciones Relevantes que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) envió al Senado de la República, la dependencia subraya que es

inviable cancelar los contratos para la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, ya que ello implicaría litigios y demandas de empresas que afectarían al gobierno mexicano.
Asimismo, el documento recibido por el Senado y publicado en la Gaceta Parlamentaria, expone que esta obra en marcha resolverá las necesidades de transporte aéreo de la capital del país durante los próximos 100 años.
Añade que la meta de la administración del presidente Enrique Peña Nieto es dejar prácticamente terminadas dos pistas, la estructura de los edificios de la terminal de pasajeros en sus cuatro pisos y la torre de control, elementos indispensables para el funcionamiento de la terminal aérea.
De acuerdo con el documento, el objetivo es sentar las bases operativas y financieras que permitan dar continuidad a las obras del nuevo aeropuerto para su conclusión en el año 2020.
"Si queremos respeto al Estado de derecho, lo primero que tenemos que respetar son los contratos que estamos firmando como gobierno", indica el documento remitido por el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza.
"En un momento cancelar esos contratos implica primero que las empresas se defiendan legalmente y van a ganar, se amparen y van a ganar, nos demanden legalmente al gobierno. (…) Si queremos estar apegados al Estado de derecho, lo primero que tenemos que hacer es respetar el Estado de derecho", añade.
El documento subraya que la obra que se realiza en la zona de Texcoco, a menos de 10 minutos del actual aeropuerto, cuenta con un esquema autofinanciable con base en la Tarifa de Uso Aeroportuario que pagan los usuarios y en el valor de los comercios y negocios que en futuro ofrecerá.
Se indica que tiene financiamiento de bonos a 10 y 30 años, por un total de seis mil millones de dólares, sumado al crédito revolvente por tres mil millones de dólares de diversas instituciones financieras y crediticias internacionales.