Menu
RSS

AMLO busca darle la vuelta a inversionistas del NAICM

  • Escrito por Redacción El Punto Crítico

web-21-NAICM

Con la recompra de bonos del aeropuerto pretenden obtener el control de las acciones y evitar demandas por
incumplimiento de contratos.

 

 
Moody's Investors Service extendió la revisión para una baja de la calificación de Baa3 en los bonos garantizados senior por seis mil millones de dólares emitidos por el Fideicomiso del Aeropuerto de...
 
 
CDMX, 3 de Diciembre de 2018, Moody's Investors Service extendió la revisión para una baja de la calificación de Baa3 en los bonos garantizados senior por seis mil millones de dólares emitidos por el Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México NAFIN F / 80460 (MEXCAT).
 
Esto sigue al anuncio del gobierno mexicano de que el Fideicomiso buscará comprar hasta mil 800 millones de dólares de las cuatro series de notas originalmente emitidas para financiar la construcción de un nuevo aeropuerto en Texcoco, Estado de México.
 
Al mismo tiempo, agregó la calificadora internacional, el Fideicomiso solicitará a los inversionistas que autoricen la modificación de los valores de los bonos para eliminar los acuerdos y los eventos de incumplimiento relacionados directa o indirectamente con la concesión para construir y operar el Aeropuerto de Texcoco.
 
Además, la solicitud de consentimiento buscará la aprobación de los inversionistas para liberar el gravamen sobre la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) originalmente prometidas, generado por el Aeropuerto de Texcoco, así como cualquier otra promesa de activos bajo los contratos relacionados con el nuevo aeropuerto propuesto.
 
Indicó que la transacción busca ajustar los contratos para reflejar la evaluación en curso por parte del gobierno sobre si cancelar el desarrollo del Aeropuerto de Texcoco, al tiempo que se preserva una estructura de financiamiento que originalmente fue concebida para ese propósito.
 
En específico, argumentó, la intención anunciada por el gobierno es evitar que se desencadene un evento de incumplimiento en virtud de los contratos actuales.
 
Los inversionistas continuarán beneficiándose de la promesa de TUA del aeropuerto existente, que proporcionó un índice de cobertura de servicio de la deuda de 1.5 veces durante los primeros seis meses de 2018.
“Si tiene éxito, la compra parcial de los bonos traerá un apalancamiento menor que podría fortalecer las métricas financieras de MEXCAT en relación con las métricas actuales con la deuda total de seis mil millones de dólares”, consideró Moody’s.
 
En virtud de la transacción propuesta, los inversores pueden decidir libremente participar en la licitación y dar su consentimiento a las modificaciones propuestas a los términos de los contratos y también pueden optar por mantener sus posiciones actuales y solo dar su consentimiento a las modificaciones propuestas a los términos de los contratos.
 
Por su parte la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) negó que con la recompra de bonos del aeropuerto de Texcoco, anunciada este lunes, se destine más dinero a esta obra, sino que se cancela parcialmente una deuda existente desde 2016.
 
El subsecretario de Hacienda y Crédito Público del nuevo gobierno, Arturo Herrera Gutiérrez, explicó que el Fideicomiso del aeropuerto emitió bonos por seis mil millones de dólares, recursos que, junto con otros, están ya en la caja de la terminal aérea en construcción que cuenta con 120 mil millones de pesos.
 
En entrevista radiofónica, dijo que estos 120 mil millones de pesos en la caja del aeropuerto serán para atender todos los compromisos relacionados con la obra.
 
Dichos recursos se distribuirán para atender los compromisos y el cierre de contrato por los constructores; para la Fibra E que se emitió por alrededor de mil 600 millones de dólares, y unos mil 800 millones de dólares de esos recursos se utilizarán para recomprar los bonos.
“Es decir con la caja que existe, con lo que ya existe en un bolsillo, se van a repagar parte de la deuda que ya existía”, dijo el funcionario federal al periodista Joaquín López Dóriga, a través de Grupo Fórmula, respecto a la transacción dada a conocer este lunes.
 
Herrera Gutiérrez explicó que el resto de los bonos están garantizados con la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), con la cual se recaudan alrededor de 500 millones de pesos por año, “es decir, van a caer los recursos al fideicomiso y de ahí se van a ir pagando”.
 
Señaló que los bonos del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (MEXCAT) son en cuatro series: dos a 10 años y vencen en 2026 y 2028, y las otras dos series son a 30 años y vencen en 2046 y 2047.
“Lo que se hace con la recompra es quitarle presión a eso, aumentar en algún sentido la garantía implícita, porque el mismo monto de TUA sigue llegando para un monto de deuda menor, entonces se va a poder seguir pagando con mucha tranquilidad a lo largo de los años esos bonos”, abundó.
 
A la pregunta de por qué se le está metiendo dinero a una obra que no se realizará, aclaró: “No se le está metiendo dinero, la deuda ya existe desde 2016, lo que estamos haciendo es nada más recomprándola, de hecho la estamos liquidando, es lo opuesto, en lugar de meterle dinero, lo que estamos haciendo es cancelándola parcialmente”.
 
Sobre la operación de compra por hasta mil 800 millones de dólares de los bonos emitida este lunes en Nueva York, resaltó que lo visto hasta el momento le da tranquilidad y optimismo a las autoridades del nuevo gobierno en México de que esta será muy limpia y podrá cerrarse en unas cuantas semanas.
 
El subsecretario de Hacienda y Crédito Público comentó que tras el anuncio de esta mañana, los bonos empezaron a operar ya en el mercado secundario, y el que vence en 2016 subió de precio, a uno muy cercano al que se ofrece.