Menu
RSS

¿Por qué debe cambiar nuestra alimentación en la vida adulta?

  • Escrito por Redacción
salud

La alimentación siempre ha sido parte fundamental de una buena salud, en las diferentes etapas de nuestra vida, desde la infancia hasta la vejez. Las necesidades nutricionales individuales van cambiando de acuerdo a la edad y género.

Los adultos mayores necesitan los mismos nutrientes que los jóvenes, pero en diferentes cantidades, algunos más necesarios que otros. Conforme el cuerpo envejece, requiere de menos energía porque disminuye la actividad física y hay pérdida de masa muscular, también conocida como sarcopenia.

Si no se toman las medidas necesarias para evitar esta disminución muscular, es posible perder hasta el 15% de masa entre los 30 y 80 años. La sarcopenia ocurre gradualmente en todas las personas sin darse cuenta y al llegar a los 70 años la perdida de músculo se acelera y el adulto mayor comienza a sentirse mal, disminuyendo considerablemente su rendimiento físico.

Aunado a esto, durante el mismo rango de edad, de 30 a 80 años, el cuerpo vive otro cambio, el del Metabolismo Basal, que, en pocas palabras, se refiere al valor mínimo de energía para que el cuerpo subsista, que empezará a funcionar más lento y se reducirá la absorción apropiada de los alimentos.

Por todo ello, en torno a la conmemoración del Dia del Abuelo, este 28 de agosto, la nutrióloga clínica especialista de Doctoralia.com.mx Goreti Gastaldi Quintero, nos indica que si bien un plan de alimentación varía dependiendo de cada individuo, podemos tener métricas generales que contribuyan a ser saludables y tener una mejor condición física.

Consumir un promedio de 0.40g por kilogramo de peso corporal más al día para fomentar la síntesis de proteínas.

Ingerir un aproximado de 1200ml de calcio diario, mujeres; mientras que los hombres 1000 ml

Respecto a la vitamina D, se requieren de 800 a 1000 unidades, que ayudarán a fijar el calcio en los huesos 

Contar con un plan de alimentación equilibrado que brinde 2000 kilocalorías en promedio, ya que el 40% de adultos entre los 70 años o más, llegan a consumir menos de 1500 kilocalorías, por los hábitos de alimentación, reducción del apetito y algunas enfermedades que surgen durante esta etapa.

En la madurez, existe una serie de factores asociados a la edad, como la dificultad para masticar alimentos, el uso de distintos medicamentos de manera simultánea, por eso la Dra. Goreti nos recuerda que lo más importante es visitar a un especialista que nos ayude a tener comidas atractivas y variadas que mezclen colores y olores y sobre todo nutrientes para una vida saludable.