Menu
RSS

Investiga UANL alternativas para controlar organismos hipervirulentos

  • Escrito por Redacción
salud

Escherichia coli (E. coli) es una bacteria que se aloja en el intestino de todos los organismos de sangre caliente. La mayoría de los diferentes tipos de esta bacteria no causan enfermedad, aunque hay algunos que pueden desencadenar enfermedades tales como diarrea hemorrágica, insuficiencia renal y hasta la muerte. Una de ellas es la cepa O104:H4.

“Es una nueva cepa de E. coli, una bacteria híbrida que mutó a partir de cepas diferentes, es decir, se convirtió en una cepa enterohemorrágica (EHEC). El serotipo O104:H4 es responsable de diarrea sanguinolenta que puede evolucionar hacia complicaciones serias tales como el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), que es una enfermedad que se manifiesta con anemia hemolítica, es decir, bajo recuento de plaquetas y daño renal.

“Esta bacteria se encontró por primera vez en alimentos germinados, pero puede utilizar como vehículo otros tipos de alimento. Comienza con una diarrea sanguinolenta y dependiendo de la capacidad del enfermo puede progresar a etapas más agresivas”, explicó la doctora Norma Laura Heredia Rojas, investigadora de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Aunque no se sabe la razón del por qué este microorganismo adquirió características virulentas de la cepa enterohemorrágica, el grupo de investigación de la especialista en microbiología buscaron formas de inhibir la capacidad de infección de este serotipo mediante el uso de distintos antimicrobianos naturales.

“Observamos que existen dos sustancias con potencial inhibidor: el carvacrol presente en el orégano y la brasilina”, reveló la representante del Sistema Nacional de Investigadores en la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Utilizamos concentraciones muy bajas de los extractos –explicó- ya que se modificaban las propiedades organolépticas si se utilizaba en la producción de alimentos y descubrimos que aún en esas concentraciones bajas, el carvacrol inhibía los procesos que están relacionados con el desarrollo de la enfermedad en una persona, aún sin matar a la bacteria.

“Ahora mismo, en una investigación más detallada, trabajamos en dilucidar los mecanismos de acción de los compuestos del orégano para descubrir sobre qué molécula están actuando para producir este tipo de efectos”, comentó en entrevista telefónica la doctora Heredia.

Enfrentar el riesgo biológico fue un reto en sí, comentó la especialista en microbiología, ya que esta bacteria al ser hipervirulenta necesita altos controles de seguridad y fue traída desde Estados Unidos en donde ya se han reportado casos. “Con el trabajo que hicimos, buscamos tener una aplicabilidad a corto o mediano plazos y los resultados que obtuvimos son prometedores, aunque no contundentes, ya que a medida que continuamos investigando las dudas se iban abriendo”.

Si bien, esta bacteria aún no ha sido reportada en México, no podemos descartar la posibilidad de qué se encuentra en nuestro país. “En ocasiones ocurre que los síntomas pueden ser confundidos y adjudicados a otra enfermedad”, dijo la científica.

Con la investigación “Control de la virulencia de Escherichia colienterohemorrágica y enteroagregativa mediante antimicrobianos naturales”, la doctora Heredia encabeza el equipo que ganó el Premio de Investigación UANL 2017, en el área de ciencias naturales. Con ella participaron Alam García Heredia, José Santos García Alvarado, José Ángel Merino Mascorro y Peter Feng, de la Facultad de Ciencias Biológicas y la Agencia de Drogas y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

“Lo importante de este reconocimiento es que forma parte de un incentivo para investigadores jóvenes, ya que nuestro grupo de investigación estuvo compuesto en su mayoría por estudiantes de licenciatura y maestría que han tomado este tema como guía para otras investigaciones. A esto se le agrega la satisfacción de realizar un trabajo que puede contribuir a la salud de la sociedad, ese es el mejor premio”, concluyó la doctora Norma Heredia.