Menu
RSS

Dicen que queratocono o adelgazamiento corneal puede afectar en niñez

queratocono

La especialista Rocío López González indicó que el queratocono es una enfermedad oftalmológica, que generalmente aparece en niños a partir de los 10 años y progresa hasta comprometer severamente la visión.

La investigadora adscrita al Hospital General Regional 46 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, indicó que el origen de esta enfermedad no se conoce con exactitud, pero "se produce por el adelgazamiento y posterior deformidad de la córnea".

Expresó que la córnea es la estructura que cubre la parte externa del ojo, "y es en la adolescencia y hasta los 30 años el rango de edad en que la patología suele evidenciarse".

Precisó que visión borrosa y distorsión de imágenes son síntomas iniciales del queratocono, "su avance en los primeros 10 a 20 años suele ser lento, por lo que en los estudios que se hacen al paciente se aprecia un daño visual leve".

Dijo que como la córnea se adelgaza y deforma, "puede manifestarse como un astigmatismo o dificultad para enfocar que de manera paulatina progresa a grado tal que ni con lentes se logra revertir, y éste es uno de los puntos clave para sospechar de un queratocono incipiente".

Explicó que frotarse los ojos es un factor que empeora el queratocono, "de ahí que ésta sea una de las primeras recomendaciones a estos pacientes: no tallarse los ojos y en lugar de esto utilizar colirios para aliviar la sensación de hormigueo que también se presenta en estos casos".

Señaló que existen condiciones que favorecen el desarrollo de queratocono, como por ejemplo el Síndrome de Down, y también la osteogénesis imperfecta, así como algunas afecciones cardiacas como prolapso de válvula mitral.

Detalló que la edad media de inicio es los 16 años, "y de forma rara después de los 40 años".

Mencionó que afecta más a las mujeres que a los varones "y suele presentarse asimétricamente es decir, se diagnostica en un ojo y al cabo de cinco años en promedio, en el segundo".

Precisó que los casos poco severos son tratados con éxito con lentes de contacto especialmente diseñados para esta afección, "y cuando la visión no se restablece hay que plantear la cirugía, normalmente un trasplante de córnea".