Menu
RSS

Entender el 68…

  • Escrito por Sócrates A. Campos Lemus

queconste

Hay ocasiones en las que me siento frente a la computadora que en realidad utilizo como máquina de escribir y las ideas y los recuerdos van y vienen, uno, es lo que trae en la bolsa de recuerdos y lo que trae en la bolsa de los sueños. Sin duda, muchos siguen viviendo como cobardes y solamente recuerdan sus malos momentos y tratan de ocultar sus miedos y es por ello que no terminan ni de odiar ni de maldecir a los que ellos piensan

que les han jodido la vida, olvidando que en 1968, el SISTEMA nos jodió a todos por igual, perversamente, nos jodió a unos más y a otros menos, por desgracia, al paso de los años entendemos que esos rencorosos y sufridores con sus recuerdos que pretenden ponerse como ángeles, cuando vienen en el infierno, se convirtieron en los gestores con las autoridades platicando, como ellos mismos lo reconocen, en pláticas de lo oscurito, y en ellas, seguramente, pensaron que les darían premios en lugar de palos y cárcel, se quedaron viendo y amando la mano que les daba de comer esperanzas y al final les dio palos y encierro. Finalmente, cada uno es responsable de la mierda que trae en su pañal, y no puedo entender ese resentimiento cuando todos estuvimos presos por las mismas causas y los mismos sueños de libertad y de democracia… pero ahora salen con sus batea de babas y como no saben ocultar sus transas y sus negociaciones, pues mejor buscan tener culpables, cuando en la realidad ellos son simples víctimas de un gobierno represor y de una lucha que falló, que no supo negociar porque no sabíamos cómo hacerlo y que no entendíamos que el gobierno no negociaba sino que imponía, y en ese tramo mantenía la represión y la perversidad de tal suerte que esos “negociadores” sabían que nos traicionarían, y que los que negociaban como algunos que ahora lo confiesan en sus escritos, solamente tenían la esperanza de estar incrustados en el sistema y llegar, como llegaron, a ser subsecretarios y burócratas, para ser despedidos por el mismo sistema al que no supieron servir cuando la regaron…y ahora, domesticados y a punto de jubilación, pues hasta hablan de “estado de derecho” y olvidan que ha sido el gobierno represor el que nos chingó a todos los jóvenes y no solamente a unos cuántos, nos aplicaron aquello de que a los que son molestos solo les queda el encierro, el destierro o el entierro… el gobierno fue fiel a su naturaleza y los que no entendimos ni entendemos somos todos o muchos de los que participamos en el 68…que ya cumplirá los 50 años, y ahora, se pelean por salir en las fotos del recuerdo al lado de los buenos… y siguiendo las normas que impone el mismo gobierno para tener algo más en que distraer a los mexicanos, mientras nos siguen robando…

          No hay duda, el gobierno sabe hacer y utilizar a los medios de comunicación y a las instituciones de educación para mantenernos a todos alejados de la realidad, pan y circo, para que no veamos lo que sucede…y seguramente, esperanzas para algunos de esos viejitos para darles la jubilación que buscan para pasar sus años y con sus remordimientos y malos recuerdos…faltan narrar muchas cosas para descubrir las acciones perversas del mismo gobierno y de sus aliados… hay muchos que pisando la cárcel no salen de ella y  mantienen sus barrotes de recuerdos y de odios…

         Sea como sea, tendríamos que comenzar a entender las dos formas de ver los acontecimientos en el 68: los universitarios, así lo marcó su realidad, tenían capacidad de análisis y relaciones superiores por medio de maestros y autoridades que mantenían una comunicación con los que estaban en la representación estudiantil, y es claro que ellos aceptaron esas platicas “discretas” con varios funcionarios y ocultaron eso a los demás. Las gentes del politécnico estábamos aislados, solamente teníamos la voluntad y la fuerza para defendernos de las agresiones y no es como dice el “señor subsecretario” de que algunos de nosotros iniciábamos la violencia en algunas escuelas, claro que él no lo sabía porque en la realidad no andaba en las escuelas de los jodidos sino en esas casas donde se realizaban las “platicas discretas” de las que confiesa en  sus escritos, la realidad es que en muchas de nuestras escuelas como en algunas preparatorias, llegaban los sicarios y policías y violentaban las cosas y los jóvenes que estaban en su interior defendiendo sus escuelas solamente se defendían, no hacían los actos terroristas como dice el señor subsecretario….

         En fin, todavía hay tiempo para escribir y poner en orden las ideas y saber plenamente que no es posible que un solo hombre como era mi caso, pudiera hacer que un movimiento descarrilara solamente por tomar una votación en el Zócalo para calmar los ánimos encendidos por el mismo discurso que preparó el “subsecretario”, cuando pedía en el mismo que se hiciera el diálogo público en el Palacio de Bellas Artes o en el estadio universitario, y la gente iniciaba el coro de que no, que se hiciera en el Zócalo, Zócalo… y no quiere recordar que yo no propuse quedarnos el día 28 de septiembre en el Zócalo, sino que fueron estudiantes de la escuela de derecho encabezados por sus representantes los que hicieron gala de que ya traían las carpas y la gente para ellos quedarse en plantón hasta que el presidente saliera a dar respuesta a las demandas estudiantiles, y el exigir que diera respuesta, no era una provocación,  era una exigencia de los estudiantes de todas las escuelas, y así podríamos dar respuesta a muchas de las interrogantes que nos hacen la distracción, buscando culpables entre las víctimas, para no entender que los represores fueron los altos funcionarios del gobierno, no los jóvenes que sufrimos la cárcel, exilio, la persecución o la muerte en muchos casos… si no entendemos esto, que la violencia la iniciaron los del gobierno y tuvieron el esquema de la guerra controlado como les marcaran los norteamericanos en el espacio de la Guerra Fría en la que estábamos, y no entiende el acusador, que los miembros de la CIA eran el presidente y el Secretario de gobernación y otros muchos policías, y no nosotros, que éramos sus víctimas, no se podrá entender lo que sucedió en el movimiento estudiantil del 68…