Menu
RSS

DON PORFIRIO

  • Escrito por Carlos Ramos Padilla

Se comenta sólo con…

Conozco de años a Porfirio Muñoz Ledo, desde la Universidad, en programas periodísticos, como político, como
dirigente, como compañero en canal 34. Lo he tratado de entender, en sus cambios, en su protagonismo, en su experiencia, con su enorme capacidad dialéctica, y toda vez lo comprendo menos no por sus cambios políticos, ideológicos, de moral y de escrúpulos. Sino por su oscilación pública. Lo vi de cerca interpelar a un Presidente en funciones. Lo vi ahora pidiendo respeto a las instituciones desde la tribuna legislativa. Lo he observado como negocia su lealtad. Como salta de un partido a otro y como rinde reconocimiento a personajes de lo más antagónicos entre sí y con él. Es mago en el trueque de la oratoria. Acomoda ideas, disfraza emociones e intenta convencer ganando tiempo con cascadas de recuerdos y anécdotas, es una buena, reconozco, trampa mediática. Ha la mucho y no permite que fluyan más interrogantes. Pero esta vez si se pasó. Empleo términos y condecoraciones verbales que nos tendría que explicar una y otra vez. A su edad, estampó lo siguiente: “Ifigenia Martinez, mi hermanita y la user más valiosa de México (sic).” Pero más allá sentenció:” Andres Manuel ha tenido una transfiguración: se mostró con una convicción profunda, más allá del poder y la gloria. Se reveló como un personaje místico, un cruzado, un iluminado (sic)”. Y cerró: “ es un auténtico hijo laico de Dios y un seguidor de la patria. Sigámoslo y cuidémoslo todos”. Me quedé sorprendido por su ligereza o profundidad de sus conclusiones.
Dicta la lengua española en su diccionario. “Personaje místico, que aspira a conseguir o que cree haber experimentado la unión o el contacto del alma con la divinidad”. Ándale, se pasó. Indaguemos más, “cruzado, persona que participó en algunas de las cruzadas contra los musulmanes”, zas! Y hay más, “iluminado, que se cree inspirado por un poder sobrenatural para emprender una acción o predecir un acontecimiento, QUE CREE ESTAR EN POSESION DE LA VERDAD ABSOLUTA Y TENER CONOCIMIENTOS SUPERIORES A LOS DE LOS DEMÁS” recontrazas! No pues por ello hay que cuidarlo, de acuerdo a Muñoz Ledo es un superdotado, un personaje sin igual, ligado a lo divino y a la posesión de la verdad. Nunca antes alguien y con esa capacidad intelectual había descrito de tal forma a un político. Estos verdaderamente sorprendido, casi me me convencido de elevar un altar al nuevo prócer. Dónde andaba los últimos 18 años que no vimos sus virtudes, pero ya llegó, finalmente ya llegó. Amén.