Menu
RSS

Busca Maduro legitimar su gobierno: especialista

  • Escrito por Redacción
3polinte

Flor Castillo, maestra en Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas, con especialidad en Seguridad Nacional indicó que hay una crisis a la democracia, violación sistemática a los derechos humanos  en cuestiones arbitrarias que se refleja en más de 400 presos políticos hasta el momento en Venezuela.

 

Añadió que hay una crisis humanitaria ya que no hay acceso a los medicamentos, así como también se han registrado algunos casos de tortura, asesinatos y desapariciones, en este contexto dijo, “lo que se viene es que se agravará la situación ya que el 30 de junio se vienen las elecciones”, “una vez que se elija la Constituyente se va a continuar con el autoritarismo y violación sistemática de los derechos humanos”. 

La Asamblea, dijo es una herramienta para legitimar su gobierno y que coincide con la opinión de la comunidad internacional. Construir un marco jurídico y generar su propia Constitución, de algún modo se legitima y sale de la ilegalidad.

Castillo opinó lo anterior luego que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió que cuando se instale la Asamblea Constituyente, que se elegirá el próximo domingo, planteará una ley para “obligar” a la oposición a sentarse en una mesa de diálogo.

En el cierre de campaña con miras a la elección del domingo, cuando se escogerán los 545 miembros de la Constituyente, invitó a la oposición a abandonar las protestas callejeras que mantiene desde abril pasado y aceptar su invitación a un diálogo.

“Yo le propongo a la oposición política venezolana que abandone el camino insurreccional, que vuelva a la Constitución e instalemos en las próximas horas, antes de la instalación de la Constituyente, una mesa de diálogo, acuerdo nacional y reconciliación de la patria”, dijo.

Maduro hizo esta propuesta ante la inminente elección de la Constituyente, que la oposición rechaza por considerarla fraudulenta y se negó a participar en la votación.

Alertó que si la oposición rechaza su oferta le dará el poder a la Constituyente para conformar una mesa de diálogo a la que se tenga que asistir “de manera obligatoria”.

Al respecto, sugirió que los dirigentes opositores que se nieguen a participar pueden ser sancionados.

“Sería feliz si la instaláramos antes de la Constituyente, porque si no fuera así yo le entregaría a la Constituyente todo el poder de convocar de manera obligatoria un diálogo nacional de paz, con una ley constitucional, de obligación entre las partes. Ustedes eligen”, señaló.

También anunció que propondrá a la Constituyente la creación de una Comisión de la Verdad para que haga justicia y se castiguen “todos los crímenes” de carácter político ocurridos en los últimos años, incluyendo las 104 muertes registradas en las protestas contra el gobierno que comenzaron en abril pasado.

Agregó que esta comisión se encargaría de investigar los hechos, reparar a las víctimas, castigar a los culpables y reconciliar al país. Agregó que propondrá a su excanciller Delcy Rodríguez para presidirla.

La oposición acusa a Maduro de pretender usar los poderes plenipotenciarios de la Constituyente para instaurar una dictadura.

En el acto proselitista, el gobernante venezolano dijo que una vez instalada la Constituyente acabará con el sabotaje de la Asamblea Nacional (Congreso), bajo control de la mayoría opositora.

“Vamos a acabar con el sabotaje de la Asamblea. Se le acabo el pan de piquito (la fiesta). (Los diputados opositores) son unos vagos, empezando por su jefe (Julio Borges)”, afirmó. Los diputados opositores encabezan las protestas contra el gobierno.

Hay que recordar que Venezuela vive tensión política y su segundo día de paro cívico nacional contra ese proceso y la creciente espiral de violencia que han dejado cinco fallecidos en las últimas horas para elevar a 102 el número de muertos en cuatro meses de disturbios.

En medio de la tensión política generada por las manifestaciones y las sanciones que Washington impuso la víspera a 13 funcionarios y ex miembros del gobierno, Maduro puso broche final a la campaña con una gran concentración en una avenida del centro de Caracas. Las elecciones de los 545 miembros de la Asamblea Nacional Constituyente se realizarán el domingo.

“Le digo al emperador Donald Trump en Venezuela manda el pueblo de Venezuela y el domingo 30 de julio la Constituyente si va”, dijo el mandatario en un discurso, en respuesta a las críticas internacionales, particularmente de Estados Unidos, que ha desatado el proceso para reescribir la constitución del país petrolero.

La Fiscalía General confirmó el jueves los decesos de Enderson Caldera de 23 años quien resultó herido en un disturbio callejero que se registró la víspera en la población suroccidental de Timotes, estado Mérida, de Leonardo González Barreto de 48 que pereció a consecuencia de un disparo que recibió en la espalda cuando se trasladaba en su vehículo en medio de una manifestación en el estado central de Carabobo y de un adolescente de 16 que murió en un hospital del oeste de la capital tras recibir un disparo en la cabeza durante una manifestación en la urbanización capitalina de El Paraiso.

Asimismo, se anunciaron las muertes de un adolescente de 16 que resultó herido la noche del miércoles en una protesta en la barriada capitalina de Petare y de un hombre de 30 que murió tras ser herido mortalmente en una manifestación en la población suroccidental de Ejido, estado Mérida.

Algunas avenidas y autopistas de Caracas, especialmente en el este de la ciudad, iniciaron la jornada con muy poca afluencia de vehículos, y centenares de comercios mantuvieron sus puertas cerradas en la segunda jornada de protesta contra el proceso para reescribir la constitución que impulsa el presidente Nicolás Maduro.

En otras grandes ciudades como Maracaibo, Valencia, Barquisimeto y Maracay también se reportaron paralizaciones de actividades, según indicaron medios locales.

La acción promovida por la coalición opositora, que asegura que el paro se cumplió en 92% durante la primera jornada, ha sido desestimada por Maduro que consideró la protesta como una "derrota" alegando que la mayoría de trabajadores no acataron el llamado a huelga.

Maduro insistió ante sus seguidores que el domingo los venezolanos le darán “una lección al imperialismo y los gobiernos extranjeros”. También aprovechó para invitar a la oposición a que “abandone el camino insurreccional” y se sume a una “mesa de diálogo, acuerdo nacional y reconciliación” antes de la elección de los constituyentes.

Si la oposición no acepta esa propuesta antes de los comicios del domingo, afirmó Maduro, le pediría a la Asamblea Constituyente que emita una ley para obligarlos a ir a un proceso de diálogo.

Maduro asegura que la Asamblea Constituyente servirá para abrir un proceso de diálogo y paz que ayudará a resolver la crisis política y económica, mientras sus detractores sostienen que el mandatario utilizará el proceso de reforma de la constitución para controlar la Asamblea Nacional y la Fiscalía General, que están enfrentadas contra el gobierno, y garantizar su permanencia en el poder.

Trece países miembros de la OEA exhortaron el miércoles al gobierno venezolano a suspender el proceso constituyente alegando que podría implicar el “desmantelamiento definitivo de la institucionalidad democrática” y sería contrario a la voluntad que expresaron 7,5 millones de venezolanos que rechazaron la Asamblea Constituyente en el simulacro de consulta que realizó la alianza opositora el 16 de julio.