Menu
RSS

Las lecciones del nuevo aeropuerto

  • Escrito por Luis David Fernández Araya
Congreso Mexicano
Sin duda habrá nuevo aeropuerto que atienda la demanda que se tiene para la Ciudad de México, donde el actual ha sido superado en todos los sentidos.  El lunes
29 de octubre sabremos con precisión cuál es el resultado de la consulta, de la que se ha dicho de todo. Que está amañada, que no importa el resultado la decisión ya está tomada, que no tiene validez jurídica, que no existe el suficiente conocimiento técnico de la población como para consultarle algo tan especifico…
Sin embargo, este ejercicio nos deberá de traer muchas otras lecciones en esta nueva etapa como país, nos dirá con precisión si el gobierno entrante en serio usará a los mecanismos democráticos como la consulta, la encuesta, el plebiscito o referéndum, como herramientas de primera mano para las decisiones, si serán aplicadas en todas o solo en aquellas que requieran ser legitimadas.
Y el asunto no resulta menor porque marcará el sello con el que seremos gobernados y definirá el papel que la sociedad (organizada o no) tendrá dentro del enjambre de políticas públicas. ¡Pero cuidado! Debemos de advertirnos todos de los riesgos de que estos instrumentos nos lleven a simular nuestra joven democracia y terminen por lapidarla antes de impulsarla, debemos también de estar pendientes del grado de madurez de la sociedad (que implica a los mecanismos de acceso en la toma de decisiones) que tiene.
Ambas cosas van de la mano.
Todo lo anterior obliga a ser transparentes, porque hay decisiones que se toman bajo ciertas características y por mandato constitucional, que no se consultan a la sociedad, como es el caso de la política monetaria que es responsabilidad del Banco de México, cuya institución ha demostrado tener el conocimiento técnico y autonomía necesaria para llevar a buen puerto nuestros niveles de masa monetaria y de inflación.
Por ello lo que pase con el nuevo aeropuerto debe ir más allá de lo que podamos aprender en el campo técnico (eso no nos hará especialistas) y nos debe obligar a establecer límites en las decisiones públicas, las cuales, en muchas ocasiones, corresponden a quienes saben, a quienes dominan la materia. El nuevo aeropuerto también es una oportunidad de aprendizaje social, democrático, de toma de decisiones, cuya consulta no nos hará técnicos ni expertos, pero sí pondrá a prueba al nuevo gobierno, nos dejará ver de qué va esta administración en cuanto a decisiones relevantes se trata.
Dr. Luis David Fernández Araya
*El Autor es Economista y Doctor en Finanzas, Profesor Investigador de Varias Instituciones Públicas y Privadas.
Contacto en redes
@DrLuisDavidFer
Facebook
Page/LuisDavidFernándezAraya