Menu
RSS

AFORES Y AEROPUERTO ¡MITOS Y REALIDADES! - SECTUR, FOVISSSTE, INFONAVIT, COYOACÁN.

  • Escrito por Javier Cerón Espinosa

visionlaboral

Iniciado en 2015 la mega obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICDMX), nunca nadie imaginó que se convertiría en centro de la disputa de los suspirantes a la Presidencia de la República, y menos que ahora sea maldecido por unos y defendido por otros, en ese entonces parecería un mito que fuera llevado a la mesa de los debates, ahora es una realidad y detonante de dudas entre los mexicanos ¡candente!

Pero como dice el payaso de la función, vamos por partes, primero porque algunos mexicanos con todo respeto no tienen ni idea de lo que es esta mega obra y hablan de oídas y otros, medio enterados pues le atizan al fuego para llevar agua a su molino, todo desprendido de ideas vagas de un suspirante que se aventó la puntada de hasta cancelar esta mega obra, todo con el objetivo de llevar votos a su morral, aunque la odisea que pinta puede terminar en un bumerang que le reviente en la cara ¡en fin!

Para aquellos que quieren y aman las trivialidades y que creen que frenar esta obra es como decirle a un albañil que pare de hacer una barda, pues ahí les va algo de esta realidad, de que el nuevo aeropuerto fue concebido para colocar a México a la altura del concierto mundial, con la más avanzada tecnología y que claro cuesta dinero, pero que es un proyecto de inversión recuperable y no una aventura ¡aguas!

Pues resulta que en esa mega obra laboran algo así como 45 mil trabajadores que les permite llevar el sustento a sus hogares, ingenieros, albañiles, contadores, proveedores, diseñadores etc, sobre todo transportistas ya que diariamente operan unos 1,000 camiones (góndolas y tortons) en el acarreo y suministro de materiales (arena, tezontle, grava, basalto, entre otros), y que ahí también función sindicatos que han entrado a laborar en estos terrenos, junto con los grupos empresariales como Carso, Calzada, Oro y Coconal, principalmente y que son los encargados de aportar las inversiones para su construcción ¡trabajo!

Desde su inicio se registró una rebatiña por las obras, ahora ya están operando aunque no exentas de que grupos amafiados busquen el control, pero que se ha trabajado a pesar de estas circunstancias y pese a que está sometido a auditorías al Grupo Aeropuertario a cargo de Federico Patiño, donde lo mismo hay trabajadores de todos los colores partidarios y que son votos, nada más que se pueden cargar para un lado ó para otro de acuerdo a las acciones que han anunciado algunos engañabobos de que cancelar el aeropuerto es lo más sencillo y dejar el que está operando más el de Santa Lucía ¡farsas!

La realidad es que ya está en el centro del debate y ya muchos compatriotas gritan en voz alta, eso está bien, por fin hay alguien que se le opone al maldito gobierno, al maldito sistema, ese que nos tiene sin salida y es totalmente de acuerdo, nada más que a esos gritones se les olvida que ahí laboran algunos de sus familiares, que ahí hay recursos de mexicanos que están financiando y de que ahí se ha generado toda una economía regional que está beneficiando a los poblados aledaños, y si no lo creen, les recomendamos dar una vuelta por San Salvador Atenco, uno de los puntos más rijosos y opositores a esta obra, ahora los beneficios están llegando y muchos de ellos ya laboran en el nuevo aeropuerto, otros con la compra de sus terrenos adquirieron camiones y ya trabajan en el acarreo, lo que nunca soñaron porque lo único que tenían eran tierras improductivas ¡beneficios!

Pero otra situación que ignoran esos que gritan ¡abajo el aeropuerto!, es que en la inversión hay recursos de miles de mexicanos que tienen sus Afores, y no porque el gobierno lo haya hecho de manera unilateral, sino porque estas Afores pueden invertir en proyectos prioritarios y seguros como carreteras, gas, petróleo, electricidad, puertos y aeropuertos, que son obras de infraestructura nacional, cuyas inversiones son recuperables porque son proyectos rentables una vez en operación, sí en efecto, hay dinero de Afores y ahora se busca satanizar, como si fuera un fraude ó que le estuvieran robando a los mexicanos, es una palanca de desarrollo y lo que están exhibiendo esos gritones es nada menos que su corta visión tercermundista, nada para nadie, todo para abajo ¡miopías!

Y si estamos con esos gritones, que se ufanan de tener el milagro para los males mexicanos, y que además se convierten en expertos de apoyar cancelar contratos del nuevo aeropuerto, ignorando que esto tiene consecuencias y repercusiones nefastas, porque los grupos que invierten harían demandas por incumplimiento lo que tendría un costo altísimo para los mexicanos, porque entonces todos aquellos que en determinado momento acudirían a solicitar sus pensiones vía su Afores, se toparían con que los bancos no tienen recursos y el argumento sería la cancelación del aeropuerto, porque ahí están en juego miles de millones de dólares ¡aguas!

Así es que compatriotas estamos con aquellos que gritan abajo todo, nada más que diferimos cuando se hace con ignorancia y sin conocimiento de causa, preguntemos a esos más de 45 mil trabajadores que están en esa mega obra, que multiplicados por 3 familiares que tengan y a los cuales mantienen, suman más de 120 mil personas que comen, calzan y estudian, si están dispuestos a apoyar disparates insostenibles, sustentados en la ambición del poder y de ofrecer soluciones milagro, el tiempo marca las pautas y sigamos gritando, México se puede quedar anclado y entonces a lo mejor ya no les alcanzan los gritos ¡al tiempo!.

DE TODO UN POCO…SECTUR…Los resultados son el sustento de que una administración se buena ó mala y es precisamente en el sector turístico donde los avances son sin aspavientos, pero que está convertido en un pilar fundamental de la economía nacional al aportar anualmente más de 24 mil millones de dólares de ingresos, muy por encima de los petroleros y en esto la mano de Enrique De la Madrid Cordero, y su equipo de perfila como uno de los más eficientes en el actual gobierno federal, demostrando madurez, humildad y responsabilidad, porque luego de que estuvo siendo mencionado como presidenciable y no alcanzó esa oportunidad, lo que caracteriza su gestión es el trabajo lo que se refleja en el actual periodo vacacional que pese a tener en contra todo un ambiente de inseguridad en algunas regiones, está operando y dando resultados ¡eficiencia!...FOVISSSTE….Este organismo continúa con su programa de apoyo a los damnificados por los sismos, aquellos trabajadores que perdieron sus casas ó se vieron afectadas ya tienen acceso a recursos para paliar esta situación, lo cual marca un paso adelante para beneficio de miles de mexicanos…INFONAVIT..Y donde no paran las acciones precisamente para apoyar a los afectados por los sismos del año pasado es el Infonavit que comanda David Penchyna, atendiendo todos y cada uno de los casos de derechohabientes ¡acciones!...COYOACÁN…Tal vez la voracidad es lo que marca a la delegación que comanda Valentín Maldonado, porque el uso de suelo se puede violar y pasar por encima de la ciudadanía, pues pese a las inconformidades por la construcción de una torre de 35 pisos frente a la plaza Gran Sur, en Avenida Imán, ahora ya está en construcción una segunda y los vecinos de las colonias aledañas han sido ignorados en sus demandas para que frenen este desmedido desarrollo inmobiliario, por lo que nos comentan que a Don Valentín le gustan los negocios y lo peor es que corre la versión de que esas torres son de su padrino político Mauricio Toledo, el asambleísta perredista que estuvo involucrado en la retención de los recursos para los damnificados de la Ciudad de México, así es que con esos ejemplos mejor ni preguntamos más, la preocupación de los ciudadanos de Coyoacán, es la escasez de agua potable y esos edificios serán unas verdaderas esponjas aunado al alto consumo que tiene el centro comercial, así es que como están las cosas los ciudadanos de las colonias aledañas son los que pagarán las consecuencias del esta voracidad de los que se cobijan en el manto amarillo y negro ¡hechos!. Hasta la próxima