Menu
RSS

Exigen fuerzas de oposición pronunciarse a SEGOB sobre BC

  • Escrito por Redacción El Punto Crítico

web-24-markocortes 
Piden a López Obrador cumpla su promesa de “No Mentir” y que presente
Acción de Inconstitucionalidad a través de Consejería Jurídica
 
• Ante la incongruencia, el exceso de mentiras y la hipocresía; se hace necesaria una prueba de polígrafo, porque todo tiene un límite.
 
Para un sano entendimiento entre el Gobierno de la República y las fuerzas políticas de oposición, es necesario que la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, cumpla su palabra, se pronuncie con claridad y verdad sobre sus gestiones para la reforma constitucional que amplía de 2 a 5 años el gobierno de Baja California, afirmó el Presidente de Acción Nacional, Marko Cortés.
 
“Si en verdad la Secretaria de Gobernación está comprometida con el manejo transparente y responsable de la relación con todos los actores políticos del país, está obligada a cumplir su palabra, a decir la verdad sobre su impulso a la reforma que amplía el periodo de gobierno en Baja California. En política, no se vale lanzar la piedra y esconder la mano”, dijo.
 
Ante la incongruencia, el exceso de mentiras e hipocresía y tratándose de un tema tan delicado, que podría generar graves precedentes al vulnerar principios constitucionales, en un asunto del mayor interés nacional, se hace muy necesario que se conozca la verdad sobre si el Gobierno Federal impulsó la reforma constitucional que amplía el plazo en Baja California de 2 a 5 años.
 
“Y como todo tiene un límite, convoco a Olga Sánchez Cordero para que de manera conjunta nos sometamos a una prueba de polígrafo, para que se sepa la verdad, que la gente compruebe que con el aval de López Obrador impulsó la ilegal reforma constitucional y, que además se ratifique que en todo momento Acción Nacional rechazó su propuesta”, lanzó.
 
El dirigente nacional señaló que las declaraciones públicas de Sánchez Cordero además de ser incongruentes son ambiguas, al decir que, como ex ministra, la reforma de Baja California es inconstitucional, pero como titular de Gobernación respetaría la decisión del Congreso local.
 
Sus pronunciamientos solo generan especulaciones innecesarias sobre la conducción de la política interna y confirman que es el propio Presidente López Obrador quien está detrás de este atropello a la Constitución.
 
Ante todos estos hechos no podemos aceptar que el presidente López Obrador se pretenda deslindar de tal atrocidad legislativa, por lo que, le pedimos en primer lugar cumpla su promesa de “No Mentir”.
 
Le exigimos que diga la verdad y reconozca que impulsó dicha reforma constitucional de Baja California y; en segundo lugar, que, a través de la Consejería Jurídica, presente ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación su propia Acción de Inconstitucionalidad.
 
“Para Acción Nacional está claro que la Secretaria de Gobernación recibió la orden del Presidente de la República para favorecer a su amigo Jaime Bonilla. Estamos seguros que lo de Baja California es un laboratorio para ensayar lo que se podría replicar a nivel federal. Por esa razón simplemente no le podemos creer a López Obrador que supuestamente no busque perpetuarse en el poder”, recalcó.
 
Este tema no es menor, indicó Marko Cortés, porque se intenta poner en riesgo la vigencia del sistema de gobierno democrático en México. Por eso exigió a Olga Sánchez Cordero un manejo responsable de la política interna, lo que implica hablar con la verdad sobre las intenciones del gobierno federal y de Morena sobre el tema de Baja California.
 
La llamada “Ley Bonilla”, dijo, es el intento más descarado de Morena por concentrar el poder, cueste lo que cueste.
 
El caso de la ampliación de mandato constituye una violación flagrante, tan grave como el principio de la no reelección, pues si se permite que la gubernatura en Baja California sea por cinco años, se quitarán los impedimentos legales y lo mismo podría suceder a nivel nacional.
 
Finalmente, el Presidente del PAN reiteró que el partido agotará todas las instancias legales para impedir cualquier intento de regresión democrática, a nivel local o federal.