Menu
RSS

Dota JAPEM con medicamentos a menores con Diabetes tipo 1

  • Escrito por Gabriela Hernández

web-43-diabetes1 
• Calculan el costo del tratamiento anual del niño o adolescente con diabetes
tipo 1 en más de 60 mil pesos al año.
• Apoya el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Social a Institución de Asistencia Privada que atiende a menores con este padecimiento.
 
Toluca, Estado de México, 31 de julio de 2019. Para Leticia Vázquez, madre de Alan Roberto, de cinco años de edad, así como para Yesenia Arizmendi, madre de Dayla y Yadira, de 8 y 10 años, respectivamente, la Asociación Con diabetes sí se puede, IAP, ha significado un gran apoyo para conocer la enfermedad y ser beneficiadas con las tiras reactivas, el glucómetro y otros insumos médicos.
 
Para impulsar a las Instituciones de Asistencia Privada (IAP) de la entidad, el Gobierno estatal que encabeza Alfredo Del Mazo Maza, las apoya a través del programa Acciones para el Desarrollo (PAD), mediante el cual aporta un monto en efectivo para la ejecución de sus programas asistenciales, tras verificar el cumplimiento de su objeto social por parte de la Junta de Asistencia Privada del Estado de México (JAPEM).
 
Es por ello que las actividades como las de esta asociación son de gran importancia para menores como Alan, Dayla y Yadira, ya que la institución está legalmente constituida desde el año 2014, ante la JAPEM, organismo sectorizado ante la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesem).
 
Con diabetes sí se puede, IAP ha sido beneficiada con el PAD al otorgársele recursos para la adquisición de tiras reactivas, glucómetros y equipo médico y así beneficiar a 180 niñas, niños y adolescentes con diabetes tipo 1.
 
Cabe mencionar que dicha institución de asistencia privada lleva a cabo su labor en el Hospital para el Niño en Toluca, en el Centro Especializado de la Diabetes en la Ciudad de México y en el Hospital Regional de León, Guanajuato, y contribuye a mejorar la calidad de vida de los niños y adolescentes de escasos recursos que viven con diabetes mellitus tipo 1, a través del cuidado médico, psicológico y alimentario, promoviendo al mismo tiempo la educación en diabetes dentro de la sociedad.
 
“La institución surgió para tener información acerca de la diabetes tipo 1, también es por la necesidad que tienen las personas de escasos recursos de disponer de todos los insumos y toda la información nutrimental, de educación en diabetes y psicológica para que puedan apegarse a su tratamiento y tener una mejor calidad de vida”, explicó Ruth Vélez, fundadora de esta IAP.
 
Expresó que ser una Institución de Asistencia Privada les ha traído muchos beneficios y agradece a la JAPEM por todos los donativos y facilidades que les brinda para dar un mejor servicio a sus beneficiados.
 
“De la Junta hemos recibido donativos en especie, boletos para entretenimiento para nuestros niños y sus familias, y lo más importante es el donativo del PAD, gracias al cual llevamos tres años dando tiras reactivas”, destacó.
 
De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Diabetes, cada año se detectan más de 6 mil menores, de cero a 14 años de edad, con diabetes mellitus tipo 1 en México.
 
Esta enfermedad representa un impacto social y económico en las familias de los niños que la padecen, pues se calcula el costo del tratamiento en más de 60 mil pesos al año.
 
En este contexto, Leticia Vázquez, madre de Alan, explica que su hijo fue diagnosticado a los tres años, y hoy, al contar con cinco, se adapta a la enfermedad.
 
“Al conocer a otros niños que padecen diabetes, aprendió a controlarse, sabe que no puede comer frutas como las uvas o el mango, pues contienen tanta azúcar que le hacen daño, ahora se comporta como cualquier otro niño de su edad, juega y se divierte, aunque claro, sabe que debe tener ciertos cuidados para evitar complicaciones. Mi hijo desea ser médico para ayudar a otros niños como él”, explicó mientras Alan juega en el parque adyacente al Hospital del Niño de Toluca.
 
Por su parte, la madre de Dayla y Yadira resaltó la importancia de que los maestros tengan acceso a información sobre la diabetes, para que los infantes tengan un mejor desarrollo en su entorno y en la forma de convivir con sus compañeros.
 
“No saben qué hacer en caso de que se presente una crisis de hipoglucemia o hiperglucemia, por lo que resulta necesario capacitar a los profesores para saber cómo actuar ante alguna condición de salud especial de los niños y niñas”, señaló.