Menu
RSS

¿NO QUE NO?

  • Escrito por Carlos Ramos Radilla

Se comenta solo con... 
Más tardé en publicar mi reflexión, antier, sobre el despertar de la violencia a
través de los discursos de odio y el salpicadero de denostaciones y descalificaciones desde el micrófono presidencial que observar cómo una jovencita a la vista de dos adultos, destroza un auto a golpes con un bat. La propietaria del auto tuvo el valor de grabar las imágenes en su celular mientras recibía la agresión. Las autoridades informan que ya dieron con la identificación de estos primitivos personajes que responden a los nombres de Vanessa López Garcia, Heriberto López Buendía y María Elena Garcia Rico. Al parecer los adultos son padres de la adolescente Vanessa. Y aquí está Justo el reflejo de mis aseveraciones. No podemos esperar menos si desde el poder, vamos el gobierno, se incentiva este tipo de acciones que día con día se multiplican en el país. Tenemos también el caso de este par de mujeres, madre e hija, que ebrias atropellaron a tres personas, una de ellas murió, y causaron daño a por lo menos seis vehículos por el rumbo de Santa Ursula Coapa. Y estas también son las consecuencias de una autoridad que no está ausente, sino que es omisa y repito, promueve la división social y el enfrentamiento político. Una gobernante como Claudia Sheinbaum que lejos de informar qué ha sucedido con las investigaciones de los jóvenes secuestrados, el tiroteo en Artz o ahora el robo a la Casa de Moneda, toma el tiempo de la ciudad y las redes sociales para confirmar que si habrá Formula Uno. Y es que se siente protegida por un presidente que le levanta la diestra para subrayarnos a todos que pase lo que pase “Claudia no está sola”. Eso sí, al mandatario “le calienta” que lo comparen con Salinas de Gortari (que ya tiene nombre, dejó de ser el innombrable). Estamos en un terreno frágil y muy peligroso. Los mensajes no son ocultos ni subliminales, son directos, son ofensas y calificativos bien expresados. Un Presidente que se conmueve por la sentencia a un criminal como el “Chapo” pero que goza llamando a sus adversarios neofascistas. Empleando un término que le encanta al tabasqueño, me permitiría decirle, “con todo respeto”, serénese, está despertando al México bronco. Ojalá y esta mujer ya conocida como LadyBat y sus acompañantes reciban una sanción ejemplar y no se le vaya a regalar la famosa amnistía.