Menu
RSS

Infalible

  • Escrito por Roberto Cienfuegos J.

SINGLADURA 
Algo raro, inusitado y potencialmente peligroso estamos viviendo los
mexicanos, o al menos una buena parte de la ciudadanía nacional. ¿Por qué lo digo? En concreto llama la atención el hecho de que el presidente López Obrador piensa, actúa y trabaja en exceso con la idea fija de su infalibilidad.
De esto también están convencidos sus millones de seguidores, a quienes nadie debería llamar “chairos” o “pejezombies”, entre otros adjetivos, por una sencilla y compleja razón: merecen respeto. Por igual razón muchos mexicanos, disidentes del gobierno y estilo de López Obrador, tampoco deberían ser tachados de “fifís, neoliberales o corruptos”. Si son “fifís” o incluso “neoliberales”, es un asunto de su propia identidad, pensamiento o manera de ser, y no por ellos deberían ser censurados, criticados o repudiados. En absoluto. Ahora que si son “corruptos”, pues tampoco se les debería censurar o estigmatizar, no al menos desde la esfera pública y oficial, así esto cueste trabajo e incluso ofenda a más de uno. Para eso está la ley del Estado y punto.
Tampoco debería usarse ningún púlpito público o privado y muchos menos, una posición pública, del Estado, -insisto- para descalificarlos con la aviesa intención de que las masas ardan en deseos de llevarlos al patíbulo en nombre de la “moralidad, la decencia y honradez”. En un estado de derecho, como el que todos, absolutamente todos los mexicanos, debemos propender, anhelar y exaltar hasta el delirio, los “corruptos” deben ser llamados a cuentas, juzgados con probidad y castigados en su caso.
Hay que decir que la inquisición, llamada así de manera abreviada, terminó hace varios siglos y no tiene porqué ser invocada y mucho menos resucitada o reimplantada. Eso no es hacer historia para el futuro, sino incurrir en una regresión histórica, cuyo daño y sin razón causaron abusos crueles, injustos,  excesivos y hasta muerte a los pueblos que la padecieron.
Si no todos, estoy cierto de que la mayoría de los mexicanos queremos y anhelamos desde siempre vivir en un estado de derecho cabal, algo que sigue siendo muy infelizmente una quimera en México. Persistir en el “remedio” de la hoguera, u otras formas de “justicia” como el linchamiento por ejemplo, es arruinar nuestro futuro nacional. Tenemos que insistir con todas nuestras fuerzas y posibilidades en que urge construir o ayudar a hacerlo, un estado de derecho para garantizar simple y sencillamente el futuro del país. En otras palabras, el país no sobrevivirá ni tampoco se preservará su institucionalidad –así y todo sea frágil- sin la vigencia plena y garantista del estado de derecho. Eso es me parece lo que podría ser la tarea esencial del gobierno de la 4T, que tanta esperanza aún concita.
Un punto adicional: el presidente López Obrador, lo es de todos los mexicanos, aún de los “fifís”, de los “neoliberales” y hasta de los “corruptos”. A cada quien lo suyo. En el caso de los “corruptos”, la ley. Nada más pero nada menos. Respeto para los “fifís” y lo mismo para los “neoliberales”. Es válido que el presidente disienta de las personas que pudieran encuadrarse en esas definiciones, si se quiere, pero es absolutamente indebido que se les estigmatice o vilipendie.
Termino: ya sea quienes estamos de acuerdo al ciento por ciento con el presidente López Obrador, quienes discrepamos también al ciento por ciento o quienes lo evaluamos positivamente por sus aciertos y lamentamos sus errores, todos, absolutamente todos, estamos obligados –sin alternativa- a respetarlo como Jefe del Ejecutivo Federal. Esto tampoco es negociable, y el presidente debe proceder de la misma forma con sus gobernados, con todos. Usar la “muletilla” de “con todo respeto” y soltar el macanazo, lo digo así para omitir por respeto otra palabra más sonora, es desaconsejable y muchas veces contraproducente para la tarea de gobernar. Dicho sea esto con todo respeto.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
@RobertoCienfue1