tigres

Cuando los directivos del Club América decidieron aumentar los precios para los aficionados de Tigres, no lo hicieron para que no se llenara su estadio como se ha dicho, lo hicieron con toda la alevosía del caso.

Saben perfectamente que “la mejor afición del país”, es capaz de pagar mil pesos o más por un boleto. Saben que el ingreso per cápita en Nuevo León es de 16 mil dólares al año. El promedio en México es 8 mil 142 dólares, el doble en la Sultana del Norte.

En Nuevo León existen 15 o 20 apellidos de renombre y de ahí en mayor o menor cercanía la población mide su progreso con relación a esta elite. Son los dueños de las más grandes empresas del norte del país.

De 50 años a la fecha se ha dado una migración muy fuerte hacia esta Zona Metropolitana de Monterrey, en la que las diferencias cada vez son más marcadas advierten estudios como los del Colegio de la Frontera Norte. La migración viene de San Luis Potosí, Tamaulipas y el propio Nuevo León.

Los bloqueos por el narco en la capital, la mayor presencia de jóvenes sicarios en estos actos, demuestran que la concentración de la riqueza y la exclusión, ha expulsado a miles de jóvenes a las filas de la delincuencia.

Pero regresemos al futbol. Los partidos de Rayados y Tigres, como les dicen por allá, son todos por sistemas de Tv restringida. Si estás “jodido” y no tienes cable no ves el futbol. Así de fácil. El radio es tu única opción.

Sólo una minoría tiene acceso a todo, a los boletos del futbol a toda la televisión, los que pueden, así que si les pones los boletos a mil pesos, a mil pesos los pagan.

En verdad, lo que hizo la directiva del equipo América fue una porquería, consciente de que, el aficionado del norte tiene capacidad de pago aumentó el boletaje no para evitar que los aficionados de Tigres llenaran el Azteca (de eso pedían su limosna) sino para obtener un taquilla robusta. La desigualdad en Monterrey es más grave y allá nadie va a la PROFECO.

Si los Tigres llegan a una final de la Copa Libertadores (que con el caserito “Tuca” Ferreti no creo), harían una “invasión” a donde fuera. Yo calculo que por lo menos unos 10 mil, sí como no, de los que están cercanos a la elite a esas 15 o 20 familias de alcurnia regiomontana.

Ahora para el clásico de la ciudad: Tigres vs Monterrey, los boletos en el estadio de Tigres llegan a costar mil 200 pesos y la gente los va a paga. De qué se espantan.

¿En verdad cuándo un obrero de la zona fabril o una empleada de los grandes mall´s tipo San Antonio o Dallas en Monterrey irá a un clásico? Nunca.

La desigualdad ya les está pasando la factura a esta ciudad, el aumento de la violencia, secuestros y de los crímenes que pegan en estratos altos y bajos son cosas de todos los días.

La “invasión” refleja la desigualdad de esta ciudad. Los que tiene pagan e irán a cualquier lado, los que no tienen, a ver los partidos por Elektra o en una insegura cantina, en el mejor de los casos.

En un país donde se pregona libertad, igualada, y democracia es un abuso que un evento público como lo es un partido de futbol se transmita por televisión de paga. Se preocupan por los derechos de los ricos a esos que tiene capacidad de pagar mil pesos por un boleto se les hace caso y a los millones que no tenemos acceso a eso eventos nos privan incluso de verlo por televisión.

Los partidos de los equipos norteños, ojalá algún día pasen por TV abierta, son de interés público, es un anhelo, esto sería más justo que "desgarrarse la vestiduras" por las cochinadas mercantilista de la directiva del América. Habría más beneficiados que los de la “invasión regia”.

Follow Us on Social

Most Read