En la ciudad de Madrid, la capital de España, ha vuelto la inquietud, la alarma por el Coronavirus, al punto que algunas zonas de la capital española, donde más se han registrado rebrotes, volvieron medidas de confinamiento, encierro, aunque no tan restrictivas como la primera vez.

Dada la situación del país, su violencia, sus homicidios y su radicalización es muy peligroso estar alentando marchas y protestas callejeras de quien sea.

La vida en sociedad y la expresión de las libertades individuales, resultan imposibles en el marco de la anarquía. El poder como garante de las libertades, ejercido desde la transparencia y la legitimidad, apegado a códigos éticos y al imperio de la ley, open a la deliberación ya la crítica, ajeno a la coerción,

En México ha ocurrido un fenómeno singular: la desaparición de partidos políticos está a punto de hacerse una realidad, y hasta ahora nadie lo ha lamentado. Si bien es cierto que durante mucho tiempo salieron a la luz pública evidencias de la forma en que la corrupción se volvió la herramienta más preciada para el ejercicio político, también es cierto que muy poco se hizo al respecto, porque así convenía a una clase política partidista que menospreciaba a los mexicanos y obtenían grandes utilidades. 

Poco a poco los mexicanos nos hemos dado cuenta del engaño que nos construyó Andrés Manuel López Obrador para que lo eligiéramos Presidente de la Republica. Poco a poco hemos podido constatar aquello que muchos advirtieron y que a pesar de lanzar alertas constantemente nos volvimos insensibles porque pensamos que la Democracia Mexicana mostraría