Pasamos la elección intermedia, la fiesta por los primeros tres años del triunfo electoral y vinieron los primeros destapes.

El juego lo ha empezado AMLO, al más viejo estilo priísta, señalando a algunos caballos en el arrancadero, al tiempo que deja ver que está jugando. Eso es lo nuevo.