Infundir miedo entre la población es, sin duda alguna, un crimen porque éste siempre conlleva el riesgo de transitar hacia el pánico, incluso prohijado por depositarios de la

Cada quien es libre de simpatizar e incluso defender a su político favorito. Elemental sustento de la democracia ésta de la