"Nunca es tarde para restablecer los lazos originarios del profundoamor; y, así, poder superar toda confrontación, sanar cualquier herida, comopersonas dispuestas a oírse y comopueblo concebido para auxiliarse".

“El soplo asistencial  tiene que caminar por todos los rincones del mundo”.

Vivimos tiempos difíciles en todos los continentes. El agravamiento de situaciones verdaderamente escandalosas nos dejan sin aire. Hoy más que nunca, por tanto, se requiere

“Ninguna circunstancia, por evidenciada que nos parezca, puede ser invocada para justificar las huidas impuestas”.

La inseguridad del mundo eclipsa, con demasiada frecuencia, los pasos de multitud de caminantes. Así, el pavor suele servirse en bandeja, mientras la

“No tengamos temor a fracasar, el sueño siempre es posible, y tal vez sea la mejor medicina”.

Para empezar, no hay que tener recelo ante nada ni por nada, de todo se sale; del mismo modo de la pobreza y del destierro; si acaso, de lo que si hay que tener miedo es del propio miedo,