El terreno electoral en el Estado de México está tomando un interesante vigor. Para quienes insisten y apuestan al fracaso y desaparición