En verdad el presidente sabe medir sus palabras, sus frases e intenciones?. No encuentra el espacio para justificar por qué vienen “médicos” cubanos