En efecto, el de la corrupción es el problema toral que debe combatirse sin tregua porque es la raíz de la enfermedad que dañó a la estructura gubernamental, en sus tres niveles, y pervirtió toda actividad social