¿Cuál es la diferencia entre acusar y denostar? ¿Se calumnia con la verdad? ¿Los medios públicos, brazo de la propaganda oficial y el académico Ackerman a Notimex? 

Cuando en 1970 debutó el “arriba y adelante”, treinta años del periodo de desarrollo estabilizador se desbarrancaron con medidas populistas que engordaron al aparato estatal con la creación de fondos, fideicomisos, cientos de miles de empleos en la burocracia y cargos para amigos y compadres –te quito para ponerme--, con la bandera de atender demandas sociales pero se convirtieron en fuente de corrupción, saqueo y nuevos millonarios. 

Tiempos de la 4T. Lo que ocurre y se aplica a pie juntillas en el país, es consecuencia elemental del dictado del Evangelio según San Andrés Manuel, cuyas epístolas registran puntualmente en las mañanas los enviados de la prensa conservadora y la oficiosa, la primera que aguanta a pie firme la retahíla de descalificaciones e injurias y la segunda que aplaude y sonríe cómplice con la sinrazón voluntarista del prócer investido mesías por cuenta propia.

El punto toral de la estrategia propagandística de Andrés Manuel López Obrador se sustancia en la mentira. Pero nadie de entre su público y reporteros presentes en las conferencias mañaneras se asume capaz de refutar sus dichos infundados y mucho menos responder a las descalificaciones y