Infundir miedo entre la población es, sin duda alguna, un crimen porque éste siempre conlleva el riesgo de transitar hacia el pánico, incluso prohijado por depositarios de la