Poco a poco los mexicanos nos hemos dado cuenta del engaño que nos construyó Andrés Manuel López Obrador para que lo eligiéramos Presidente de la Republica. Poco a poco hemos podido constatar aquello que muchos advirtieron y que a pesar de lanzar alertas constantemente nos volvimos insensibles porque pensamos que la Democracia Mexicana mostraría

Llegar al poder alentando propuestas de libertad, de combate a la corrupción y de abierto respaldo a la manifestación representa un compromiso y responsabilidad ética, política y de principios. Incumplir a estos preceptos es caer en la manipulación, la mentira y la simulación.