Colors: Blue Color

Para un coleccionista de monedas, obtener un ejemplar que ha buscado por mucho tiempo es un logro muy alto. Cabe mencionar que el objetivo de la colección puede hacer más difícil recolectar las piezas. Y es que la numismática implica coleccionar monedas o billetes de determinado periodo o cultura. Entonces, ¿Qué determina el valor de una moneda de colección?

Factores que determinan el valor de una moneda de colección

Lo cierto es que al recolectar monedas antiguas, estamos en presencia de un verdadero tesoro, pues estas valen más de lo que establece en su inscripción. Para poder saber en cuanto puedes vender o comprar una de estas piezas, debes tener en cuenta algunos aspectos y seguir un procedimiento específico.

Para poder determinar el valor de una moneda de colección es importante conocer el grado de la moneda. Entre más alto es este grado, más valor numismático tendrá la pieza metálica. Los grados de una moneda van en una escala de 0 a 70 puntos. El creador de esta clasificación fue el Dr. William Shelby, y se documentó en los Estándares Oficiales de Graduación de la Asociación Numismática Americana para monedas.

Ahora bien, hay que señalar que la posición de la moneda dentro de la clasificación es subjetiva. Por eso, se considera a la numismática más un arte que una ciencia. Sin embargo, una clasificación precisa requiere de experiencia y habilidad mientras que una clasificación aproximada la puede realizar un coleccionista novato.

De acuerdo a este método, entre más alta es la posición de la moneda en la escala, quiere decir que su calidad es mejor. Para determinar el grado de una moneda, se deben tener en cuenta algunas características básicas:

Estado perfecto de moneda sin circular

El grado 70 de la escala se determina por el buen estado de la moneda. En tal sentido, esta no puede tener rastros de desgaste, rasguños y defectos. También es importante que no se evidencie el contacto con otras monedas. De manera que este tipo de monedas es la de mejor calidad.

Primera clase de moneda sin circular

A pesar de que esta moneda conserva el brillo original, puede que tenga algunas marcas por contacto con la superficie. También se incluyen en este grado aquellas monedas con marcas leves en el borde.

Sin circular

Para establecer el grado 60 de una moneda, no debe tener rastros de desgaste aun cuando posea algunas marcas por contacto con otras monedas. Se aceptan monedas con manchas en la superficie y sin el brillo original.

Algo de primera clase

El desgaste de las monedas es muy ligero, específicamente en los puntos altos del diseño. No puede tener otro tipo de defectos y contar con su brillo original.

Cercana a sin circular

El grado 50 es determinado por un desgaste ligero en varios de los puntos superiores. Además, debe tener por lo menos la mitad de su brillo original.

Extremadamente fina

A pesar de ser una moneda frecuentemente usada, debe mantenerse nítida y bien definida para ser incluida en el grado 40.

Primera clase muy fina

En estas monedas es evidente el uso pues tiene desgaste en superficie y zonas superiores del diseño. No obstante, deben mantener las características principales y que las letras luzcan bien.

Muy fina

De acuerdo a este grado, son monedas moderadamente usadas. Por eso, el desgaste es evidente en puntos superiores de su diseño. Sin embargo, los detalles más importantes son muy claros.

Fina

Este grado establece que el desgaste es considerable pero uniforme. Se nota en casi todas las características, sobre todo en las letras. Hay mayor cantidad de detalles gastados, aunque el diseño se puede ver en buena parte.

Muy buena

El diseño es débil, aunque los detalles son visibles. Aunque se ve gastada en todas partes, los bordes son visibles.

Buena

El grado 4 demuestra que la moneda está gastada, pero el diseño y leyenda son visibles. Este tipo de monedas tiene muchos puntos débiles y la mayoría de los detalles han desaparecido.

Algo buena

Este es el grado más bajo que existe. Es determinado por el aspecto desgastado de la moneda, incluso con porciones dañadas donde las letras son apenas discernibles. Algunas incluso no se les ve la leyenda o fecha de la circulación.