Mediante un comunicado, la policía explicó que los detenidos creaban empresas ficticias sin ejercer una actividad real, simulaban contrataciones de trabajadores a cambio de dinero y luego tramitaban sus altas ante la seguridad social.

Una vez que estaban cotizando, esperaban a que los supuestos trabajadores acumularan los periodos mínimos de cotización para acceder a diferentes prestaciones.

De los 34 detenidos, 14 son españoles y cinco de ellos actuaban como gerentes de las empresas ficticias, y llegaron a cobrar entre 100 y 400 euros (entre 128 y 515 dólares aproximadamente) a personas interesadas en obtener diferentes prestaciones de la Seguridad Social.

Además de las empresas ficticias que creaban, los detenidos utilizaban empresas ajenas con actividad real para dar de alta a extranjeros sin papeles, sin el conocimiento de los verdaderos responsables.

Los 34 detenidos no estaban relacionados entre sí ni actuaban como una red organizada, según la Policía.

Follow Us on Social

Most Read