Después del 11 de septiembre, los mandatos panistas tuvieron que acatar a la letra una serie de temas y consideraciones que fueron prioridad para el gobierno del entonces presidente George W. Bush como lo fueron: el terrorismo, el islamismo y la guerra; de tal manera que el gobierno americano subió los impuestos a los ciudadanos y el Congreso de EEUU le echó cerrojo a una serie de asuntos que eran importantes para México como lograr un tratado migratorio con los millones de trabajadores mexicanos que emigran a los Estados Unidos.

Hoy en día el panorama es distinto, Bush y los panistas, ya no ostentan el poder; Obama capturó a Osama Bin Laden, Enrique Peña goza de una gran popularidad, la percepción del público es que la inseguridad ha bajado y la economía progresa; y el PRI ha sabido articular a las diversas fuerzas políticas con objetivos en común. Por lo tanto, los presidentes Peña y Obama se encuentren en una posición más reconciliadora que sus antecesores.

En la agenda bilateral existen una serie de temas escabrosos como son: la seguridad de la frontera, la migración de personas y el respeto a sus derechos humanos; el tráfico de droga y armas; así como el libre flujo de mercancías.

Uno de los temas medulares de la agenda bilateral será el tema de inmigración de 7.5 millones de mexicanos que radican de forma ilegal en Estados Unidos. En este rubro la cámara de senadores mantiene una comisión bipartita que lucha por obtener una reforma migratoria.

Cabe recordar que la Iniciativa Mérida es un esfuerzo compartido de ambos países para luchar conjuntamente para erradicar el consumo, fabricación y distribución de drogas; donde Estados Unidos ha financiado mil 900 millones de dólares a México en equipo, arsenal, capacitación y tecnología. Definitivamente será uno de los puntos centrales de la discusión entre Obama y Peña Nieto debido a que el gobierno americano no percibe un progreso sustancial ante el combate a los carteles de narcotraficantes.

Por su parte el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, señaló en conferencia de prensa que Obama persigue "profundizar los nexos económicos y comerciales" con México.

Finalmente, el embajador de México en Washington, Eduardo Medina Mora, comentó que esta es una oportunidad para aumentar la competitividad de nuestro espacio económico compartido.

Piden incluir tráfico de armas

Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) propusieron a los gobiernos de México y de Estados Unidos integrar los temas del tráfico de armas, "lavado" de dinero y regulación de las drogas, en la agenda de la reunión bilateral que sostendrán el jueves y viernes próximos.

El dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Javier Sicilia llamó a que en su reunión los presidentes de México y de Estados Unidos, Enrique Peña Nieto y Barack Obama, respectivamente, consideren emprender acciones que contribuyan al control del tráfico de armas --que se discute en Estados Unidos--, y expresó que el mandatario mexicano debe insistir en el tema porque es parte fundamental de la agenda bilateral.

"Detrás de ese tema están el de las drogas y el lavado de dinero y si no hay eso, la justicia que viene con la Ley de Víctimas y la Memoria, que es la verdad, no van a poder detener esta barbarie y este infierno que estamos viviendo", dijo.

Follow Us on Social

Most Read