Banco de México

Todos los réditos de referencia para instrumentos financieros en los mercados primario y secundario llegaron a mínimos históricos, principalmente los Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES), efecto directo de la decisión del Banco de México (Banxico), de recortar su tasa de referencia medio punto porcentual, incidiendo en las operaciones financieras del país.

 

Esta baja no implica una caída de las tasas de interés interbancaria lo que representa que seguirán siendo una de las más altas del mundo. En la subasta primaria, la tasa de los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) en la emisión a plazo de 28 días (en alguna época conocida como la tasa líder de referencia del mercado) rompió el soporte de 4.0% para ubicarse en 3.96 puntos porcentuales, algo no visto desde noviembre del año pasado, que la coloca a sólo 12 centésimas de su marca más baja de la historia.

En donde sí hubo mínimo histórico fue en la subasta del Cetes a 91 días, que se fijó en 4.00%; lo mismo sucedió en el vencimiento a 182 días, donde la tasa quedó en 4.05 puntos porcentuales; también la del Bono a tres años se colocó en 4.44%, el rendimiento más bajo para dichos instrumentos. En la subasta previa del 6 de marzo, el Cetes a 364 días había marcado un piso de 4.22%.

El descenso de tasas no terminó en el mercado primario. La Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE), fijada diariamente por Banxico, quedó en 4.34%, prácticamente su punto más bajo de la historia; la TIIE a 91 días también se estableció en un mínimo sin precedente de 4.35%, y el mismo referente, pero con un vencimiento de 182 días, se colocó en una lectura jamás vista: 4.7026 por ciento.

Así, las tasas de referencia en México tuvieron la jornada de retrocesos generalizados más importante en una década, desde finales de 2002, cuando los réditos mexicanos se ajustaron después de los atentados terroristas perpetrados en septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Se fortalece el peso mexicano

Además, el peso está imparable en el mercado de cambios nacional, ya que rompió el soporte de 12.5 unidades por dólar, y se mantiene en su punto de mayor fortaleza de los últimos 18 meses; ayer alcanzó su mejor cotización desde el 2 de septiembre de 2011. La moneda mexicana parece inmune al descenso de los réditos decretado por el Banco Central el viernes 8 de marzo, y secundado por los mercados ayer martes. La fortaleza de la moneda en los tres últimos días confirma que las tasas de interés son el imán para los capitales, aun con el recorte anunciado.

De acuerdo con el análisis técnico, la ruptura del soporte de 12.5 en la cotización peso-dólar es significativa. Existe la posibilidad de que la moneda mexicana siga fortaleciéndose debido a que no hay puntos de referencia en menos de 12 pesos por dólar. De ese tamaño es la fuerza que tiene el peso en estos momentos.

El peso mexicano se apreció ayer a sus mejores niveles en año y medio debido al optimismo por el avance en la agenda de reformas económicas que impulsa el Gobierno, y después de que la agencia Standard and Poor’s mejorara su perspectiva para la deuda local. La moneda cotizó en 12.3945 por dólar, con una ganancia del 0.41%, frente a los 12.4450 pesos del precio de referencia.

La analista de S&P, Lisa M. Schineller, indicó que desde que Enrique Peña Nieto asumió la presidencia, la administración ha reiterado su compromiso con las políticas para reforzar la estabilidad macroeconómica, mejorar la competitividad y productividad en la economía, y fortalecer las cuentas fiscales de México.

Por lo pronto, los movimiento que se están dando en el país, parecen haber despertado la confianza y provocado entradas de recursos del exterior que han llevado a una fuerte apreciación del peso frente al dólar.

Follow Us on Social

Most Read