Ciudad de México, 8 de octubre 2020, - Con ocho años en el atletismo de alto rendimiento, la vida le dio grandes lecciones al especialista en salto triple, Alberto Álvarez dentro de su carrera deportiva, pues 2018 y 2019 le representaron duras pruebas al sufrir dos lesiones continuas, orillándolo a hacer una larga pausa en las pistas.

 No obstante, el originario de Chetumal, Quintana Roo, sacó la casta y regresó más fuerte y positivo que nunca, ya que hoy, a menos de un año de distancia de Tokio 2020, se alista para obtener la clasificación a la que sería su segunda justa veraniega, tras Río 2016.

"Inicié muy bien al año, salté mi primera competencia después de dos lesiones que tuve muy fuertes, una en el menisco en la rodilla y la otra, un par de desgarres en la otra pierna, una fue en 2018 y la otra en 2019; por consecuencia, pausé esos dos años y ya el 2020 fue padre porque había iniciado muy bien preparado, la primera competencia que tuve fue la Copa Nuevo León e hice 16.45 que es una marca muy buena, con muy buenas perspectivas, pero se atravesó la pandemia y pues se pausó otra vez.

"Desde el momento en que sentimos, mi entrenador y yo, que todo estaba detenido y que se pospuso todo, se tuvo que corregir el rumbo del proceso de entrenamiento y ahorita estamos haciendo la técnica como si estuviéramos en el año normal que acabamos e iniciamos de nuevo el proceso para el siguiente año", aseguró.

Con el objetivo fijo y la motivación a tope, Álvarez Muñoz, de 29 años, resaltó que no permite que la situación de la pandemia por covid-19, la cancelación de las competencias, el aplazamiento de los Juegos Olímpicos o alguna otra situación, le afecte, sino por el contrario.

"Ando bien enfocado y esas situaciones no me afectan, me afectó el no competir, porque trae consecuencias, pero fue la mejor decisión porque ahorita puedo decir con seguridad que me siento bien y listo para buscar mi lugar a Juegos Olímpicos. Sin duda, la parte mental fue lo más complicado, incluso que la pandemia y el aplazamiento; el tiempo en el que yo decidí no competir, prácticamente decidí que en un momento dado se me quitaran los apoyos, eso fue más difícil decidirlo.

"La pausa terminó beneficiándome en el aspecto de entrenamiento y estoy mucho mejor, me ayudó para recuperarme, ahora que ya regresé a los saltos parecía que nunca hubo una pandemia o una cancelación de áreas de entrenamiento porque mis últimas dos técnicas que he hecho, después de la pandemia, han sido excelentes, prácticamente no hubo una afectación directa, hasta ahorita todo ha estado bien”, destacó.

Alberto, quien representa al estado de Nuevo León y quien confía iniciar 2021 en las pistas, mencionó que apunta a dar la marca establecida para asistir a la cita olímpica, la cual es de 17.10 metros; sin embargo, explicó que previamente tendrá competencias puntuables para Tokio.

"Voy a cerrar el año tranquilo, entrenando muy fuerte y enfocado, ahorita lo único que puede afectar sería una lesión, mientras no la haya todo va a salir conforme a lo planeado. Para ir a Juegos Olímpicos piden 17.10, una marca muy exigente a nivel mundial, es muy difícil que más de 10 atletas la den, históricamente en los Juegos Olímpicos no ha pasado, pero la meta ahorita es eso porque, al estar cerca, y saltar constantemente, aproximadamente cinco competencias, de ahí también sale un puntaje para ir a Tokio, saltando arriba de 16.85 - 16.90 hay Juegos, no me preocupa, me ocupa, a eso vamos saltando constantemente arriba de 16.70, estaremos ahí", puntualizó.

Finalmente, Álvarez realizó un comparativo entre su participación en Brasil en 2016 y lo que podría ser su segunda cita olímpica, en Tokio, Japón.

"Si este nuevo Alberto va Juegos Olímpicos el próximo año, sería una competencia completamente distinta a lo que se vivió en Río, ese chavo de 2016 llegó con talento y buen trabajo, fue una combinación de que tenía las cualidades y un trabajo mediano para llegar, pero ahora este Alberto que pretende volver a asistir, porque hasta que no tenga la marca y el boleto en mano no hay nada, me enfocaría más en mí, no como lo hice en Río al pensar más en los demás competidores.

"Antes podía tener el campeón del mundo a un lado y le deba su lugar como tal, yo pensaba en quedar en posiciones atrás, ahora me da igual quien esté, porque el trabajo que llevo es hacia y para mí, mientras yo llegue y haga mi mejor marca personal será un mejor resultado y pelar por finales o medallas, así el Alberto Álvarez que vaya a Juegos Olímpicos será más estable mentalmente; alguna situación negativa sabré cómo manejarla mejor, si tengo el pase el siguiente año, definitivamente el trabajo y calidad va a generar muy bueno resultados, ya no va a ser solo por tener talento y lograr la marca, ahora estoy seguro que será totalmente distinto", puntualizó.

Follow Us on Social

Most Read