La jugadora de hockey sobre hielo es la primera mexicana en ganar una presea olímpica invernal; a un año de la hazaña, anhela un lugar en el equipo femenil mayor

El 15 de enero de 2020 quedó grabado en la memoria de Luisa Wilson San Román, pues fue la fecha en la que la joven jugadora de hockey sobre hielo, con solo 14 años, pasó a la historia del deporte mexicano al convertirse en la primera medallista nacional en los Juegos Olímpicos de Invierno Juveniles, considerado el segundo mayor evento multideportivo de la temporada, esto después de los Juegos Olímpicos de Invierno, los cuales, incluyeron ochos deportes y se disputaron en Lausana, Suiza, del 9 al 22 de enero.
 
En aquella ocasión, en la modalidad de equipo mixto 3x3 con la bandera olímpica como estandarte, la originaria de Celaya, Guanajuato, brilló en la magna cita, que también se celebra cada cuatro años, al ser parte del conjunto amarillo en el que compartió créditos con jugadoras de España, Bélgica, Alemania, Noruega, Francia, Italia, Suiza, Austria, República Checa y Nueva Zelanda, y que conquistó el metal dorado tras vencer a la escuadra negra por marcador de 1-6 en la gran final.
 
A un año de distancia de tal hazaña, la jugadora de ahora 15 años, compartió a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) el recuerdo que vivió en tierras europeas, la satisfacción de hacerse de un lugar especial en el olimpismo tricolor y el demostrar que “sí se puede”.
 
“Lo recuerdo y me siento muy feliz de que lo logré, no puedo creer que ya haya pasado un año con todo lo que ha sucedido con el covid-19, pero es padrísimo cuando lo pienso, no puedo imaginar otra cosa que me hubiera encantado hacer el año pasado más que conseguir esa medalla y a veces me cuesta trabajo creerlo, pero lo logré, esta medalla me puso en la historia deportiva, tengo esta presea de las Juegos Juveniles y tendré para el resto de mi vida”, dijo Luisa Wilson. 
 
La mexicana sabe que detrás de ella, hay niñas que la ven como una referente de su deporte. “Si quiero continuar jugando, sé que tengo que trabajar más duro porque hay niñas pequeñas que me ven como ejemplo; les mostré que sí se puede, me gustó tener esa responsabilidad y a veces es difícil esforzarte todos los días, pero tengo a mi familia que es mi soporte, ellos me ayudaron a ganar la medalla y ese logro empujó e impulsó al hockey en México porque más personas conocen sobre el deporte ahora y eso es muy importante”, comentó.
 
A su corta edad y vivir una experiencia tan enriquecedora, Wilson San Román, aseguró que uno de sus mejores recuerdos de la justa invernal fue la fusión cultural y el compartir esos días con personas de varias partes del mundo, lo que también la impulsó a estudiar otras lenguas, como el alemán.
 
“Fue muy bonito estar en la Villa Olímpica con personas de todo el mundo, habían muchas culturas y me encantó jugar con un equipo conformado por niñas de varios países, escuchar varios lenguajes y sus diferentes acentos; vivir esa experiencia en un país diferente, fuera de México, Estados Unidos y Canadá, porque esos eran los únicos países en los que había estado, me hizo feliz, el tener esa oportunidad de traer una medalla para México y para mi familia”, aseguró.
 
Con la presea de oro que la jugadora de hockey sobre hielo consiguió en Lausana 2020, y que la hizo merecedora a estar dentro de la lista de las 100 mujeres más poderosas de México el año pasado, según la revista Forbes, recalcó que desea que su disciplina tenga un impulso especial en nuestro país, que más personas la conozcan y la practiquen, pues aseguró que este deporte ha sido una de sus mayores alegrías a su corta edad. 
 
“Me gustaría que más personas conocieran del deporte para que lo intentaran y lo practiquen, si más niñas y niños, desde chiquitos, lo realizan cuando crezcan van a tener en él a un grupo de amigo que siempre va a ser su soporte, que se convierte en su familia, van a tener una experiencia de vida de trabajar en conjunto como equipo, con firmeza para llegar hasta arriba; me encantaría que muchas más personas supieran sobre él”, mencionó. 
 
Jugar con el equipo mayor femenil, su objetivo este 2021
 
Luisa Wilson proviene de una familia amante del hockey, al ser su papá un entrenador canadiense, creció en las pistas de hielo, mostrando desde los tres años su gusto por el deporte, el cual llegó a combinar con el patinaje artístico. Ahora, más de una década después, y de jugarlo alternadamente entre Canadá y México, la medallista tiene un firme objetivo este 2021: lograr un lugar en el equipo mayor femenil tricolor, pues próximamente disputará los clasificatorios para obtener el pase a los próximo Juegos Olímpicos Invernales de 2022 a realizarse en Beijing, China.
 
“El hockey ha sido una parte muy importante en mi vida, lo he jugado desde muy chiquita; en ocasiones, había fiestas de mis amigos a las que no podía ir porque tenía partido o práctica, luego no podía salir porque tenía que continuar jugando y era difícil, a veces me despertaba a las cinco de la mañana para ir a entrenar, luego la escuela y regresar a la pista en la noche, después hacer tarea, era muy complicado, pero me gustaba estar ocupada, tenía muchas cosas que hacer”, platicó la jugadora.
 
“Ahora a veces estoy en Canadá, pero también en México, estoy en varias ligas a la vez para tener más partidos y mejorar. Este año estoy entrenando para tener la oportunidad de jugar con el equipo mayor femenil de México, ya que este año son los clasificatorios para ir a los Juegos Olímpicos de Invierno y si quiero ir, vivir otra vez la experiencia, tengo que trabajar duro para que me elijan, para ganarme un espacio”, puntualizó.

 

Follow Us on Social

Most Read