BROOKLINE, 19 de junio de 2022 :-: El inglés Matt Fitzpatrick se coronó de nuevo en The Country Club, esta vez alzando el trofeo más grande del golf.

 El campeón del US Amateur en 2013, ahora conquistó el Abierto de Estados Unidos el domingo.

En una batalla entre tres en Brookline que se definió hasta el final, Fitzpatrick tomó el control con un poco de suerte y con un extraordinario golpe en el hoyo 15 con dos grandes swings. Tuvo un tiro clave desde una trampa de arena en el 18, para firmar una ronda de 68 golpes, dos bajo par.

Pero no aseguró la victoria hasta que Will Zalatoris, quien mostró una increíble recuperación después de cada error, se arrodilló cuando un putt de 15 pies en el hoyo 18 se desvió al lado izquierdo del hoyo. Zalatoris, que cerró con ronda de 69, terminó en segundo lugar por segundo major seguido.

El campeón del Masters, Scottie Scheffler, nunca se recuperó de bogeys seguidos para iniciar los nueve hoyos finales, lo que le costó el liderato. Tuvo oportunidad de un birdie de 25 pies, que apenas falló y que lo dejó con un golpe detrás, con 67.

Además del premio económico de 3,15 millones de dólares, Fitzpatrick se adjudicó una medalla de oro que le colgó al cuello Jack Nicklaus, que ajustó perfecta.

Fitzpatrick es el segundo hombre en ganar el U.S. Amateur y el U.S. Open en el mismo campo, junto con Nicklaus, quien lo consiguió en Pebble Beach. Juli Inkster ganó el U.S. Amateur femenil y el U.S. Open femenil, en Prairie Dunes.

Fitzpatrick, que jugó brevemente en Northwestern antes de convertirse en profesional, ganó por octava vez alrededor del mundo, y fue su primera victoria en Estados Unidos, al menos en un torneo del que la mayoría sabe. Ganó el miembro-miembro en el Club The Bear, en Florida, el campo que construyó Nicklaus.

“Me hizo algo de burla en el inicio del año”, dijo. “’Finalmente’, felicidades por ganar en Estados Unidos”, dijo Fitzpatrick.

Después, levantando un poco el trofeo, Fitzpatrick mandó un mensaje divertido a Nicklaus: “Jack, gané por segunda vez.”

Necesitó de un poco de suerte, un tiro emblemático y mucha valentía al final.

Fitzpatrick y Zalatoris estaban empatados llegando al hoyo 15 cuando el británico golpeó tan fuerte que se fue a la galería y encontró un lugar apacible sobre yerba muerta y pisoteada. Zalatoris falló por poco y quedó enterrado entre el pasto.

Golpeó un fierro 5 desde 220 yardas a 18 pies del hoyo. Zalatoris se fue por la trampa, golpeó desde 25 pies y consiguió un bogey. Fitzpatrick tomó ventaja de dos golpes con un birdie en que embocó de forma perfecta, de tal modo que no tocó el pin que deja como marca.

Follow Us on Social

Most Read