instrumentó de manera incorrecta el software en sus aviones 737 Max, dos de los cuales sufrieron accidentes y causaron la muerte de cientos de personas.
“Claramente nos quedamos cortos y la implementación del ángulo de ataque en desacuerdo alerta fue un error”, reconoció Muilenburg en una entrevista concedida a Norah O'Donnell de CBS News, quien recordó que en octubre de 2018 un vuelo de Lion Air se hundió en el mar de Java, a los pocos minutos de haber despegado y dejó 189 personas muertas.
Otro percance de un Boeing 737 Max ocurrió en marzo pasado, cuando un vuelo de Ethiopian Airlines se desplomó y causó la muerte de los 157 pasajeros y la tripulación, a pesar de que los pilotos siguieron la guía otorgada por la fabricante de aviones y aprobada por la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).
Ante las tragedias y con el objetivo de solucionar el problema, la compañía determinó retirar de las operaciones este modelo, el cual fue puesto en tierra en todo el mundo.
La presentadora de CBS News inquirió a Muilenburg sobre si ambos aviones se siniestraron por la información errónea del sensor de vuelo y si él sabía esa situación por qué no lo reportó a la FAA, a lo que respondió que: “la implementación de ese software, no lo hicimos correctamente. Nuestros ingenieros descubrieron eso”.
Se está arreglando, dijo, al reconocer que “nuestra comunicación sobre eso no fue lo que debería haber sido”. “El enlace común entre ambos choques fue el desempeño de un nuevo sistema de control de vuelo llamado MCAS, que se activó después de que se suministró información errónea”.
Sobre si considera seguro usar esa aeronave, e incluso permitir que su familia viaje en ese tipo de avión, Muilenburg afirmó: “Absolutamente. Yo mismo he estado en dos de las pruebas de vuelo con el nuevo software, y en un instante pondría a mi familia en el Max”.
Confió que en que se recuperará la confianza de los usuarios “y el primer paso será lograr que el Max suba y vuele de manera segura. 

Follow Us on Social

Most Read