El Instituto Nacional Electoral (INE) obtuvo un reconocimiento con mención especial, por la presentación del proyecto “Modelo de Operación para el cumplimiento de principios y deberes en materia de protección de Datos Personales”.
Al participar por cuarto año consecutivo en el “Premio de Innovación y Buenas Prácticas en la Protección de Datos Personales 2019”, organizado por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otras instituciones, el INE fue reconocido por su política innovadora en cuanto al tratamiento de datos personales.
Dicha política consiste en la implementación de una ruta para cumplir de manera sistemática y con una temporalidad determinada con sus obligaciones, y su elaboración es el resultado de la consideración de otros elementos más allá de las disposiciones normativas vigentes y los documentos rectores que ayudan a su correcta aplicación.
El modelo del INE integra los factores de eficacia, integralidad, calidad, innovación, impacto y certeza, en beneficio de la población de la que se posee información.
Eficacia, pues garantiza a las personas titulares el ejercicio de sus derechos y eleva los estándares de protección. Integralidad, ya que abarca los ocho principios y los dos deberes previstos en la Ley General de Protección de Datos Personales. Calidad, porque se ajusta a estándares nacionales e internacionales vinculados con seguridad de la información.
Asimismo, el modelo es innovador, ya que el cúmulo de acciones engloban derechos, principios y deberes que, combinados con el uso de la tecnología agregan valor a la protección de datos personales; adicionalmente, impacto, al permitir posicionar a la institución como un referente mundial respecto del tratamiento de un volumen considerable de datos personales que le ha representado una ventaja competitiva frente a autoridades con actividades afines, a la vez que da certeza sobre el tratamiento de datos personales de distintos titulares (ciudadanía de 18 años o más, personal de la propia institución, prestadores de servicios, proveedores y también de menores de edad).
El esquema es replicable en cualquier institución, lo cual representa un elemento de utilidad pública.
Asimismo, el uso de este modelo ha permitido a la autoridad electoral nacional mantenerse como una institución confiable que, sin duda, es el intangible de mayor valor.
Garantizar la protección de los datos de millones de personas es de suma importancia para mantener la confianza de la población mexicana y la comunidad internacional en los comicios, lo cual da certeza a los actores políticos de que existen condiciones de equidad en la contienda electoral y fortalece, en suma, el orden democrático que hemos elegido como la vía para la transmisión pacífica del poder.

Follow Us on Social

Most Read