desafía al presidente de EE.UU., Donald Trump, y con el que el movimiento antirracista busca atraer miradas y "encender la mecha" de la solidaridad.

Es solo una de varias obras similares pintadas a lo largo de la Gran Manzana, pero su emplazamiento a los pies del rascacielos más célebre de Trump, en la lujosa Quinta Avenida, ha desencadenado un choque entre el alcalde demócrata y el mandatario republicano, quien la semana pasada describió el mural como un "símbolo de odio" y lo consideró un gasto innecesario.

Follow Us on Social

Most Read