Las esperanzas mundiales de superar la pandemia aumentaron luego que el laboratorio estadounidense Moderna dijo que su vacuna experimental mostró una efectividad de casi el 95%. Una semana antes, la farmacéutica Pfizer, también estadounidense, y el alemán BioNTech afirmaron que su vacuna, también en fase experimental, tuvo una eficacia del 90%.

En Estados Unidos, las dos vacunas podrían ser autorizadas por la agencia reguladora de medicamentos (FDA), lo que permitiría vacunar a 20 millones de estadounidenses, con prioridad para los más ancianos y de riesgo, a partir de la segunda quincena de diciembre, y luego a otros 25 millones por mes a partir de enero.

En Francia, el gobierno "se prepara para distribuir una vacuna contra el COVID-19" a partir de enero si es aprobada, y para ello previó un presupuesto de 1.500 millones de euros (unos 1.780 millones de dólares) para 2021.

En la vecina Bélgica, el gobierno anunció su intención de aplicar gratuitamente las futuras vacunas a por lo menos el 70% de la población, es decir ocho millones de personas.

Además de las vacunas Pfizer / BioNTech y Moderna, Rusia afirma tener una efectividad del 92% para su vacuna Sputnik V, actualmente en ensayos clínicos de fase 3.

Follow Us on Social

Most Read